Para negociar un nuevo convenio colectivo

Kalise llama a la «sensatez y el diálogo»

    Cargando reproductor ...
02/08/2019

El Grupo Kalise ha llamado este jueves a la "sensatez y el diálogo" de los trabajadores para negociar un nuevo convenio colectivo, ya que el sindicato Unión Sindical Obrera (USO) ha convocado jornadas de huelga para los jueves y viernes en los centros de trabajo de Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura.

USO, al que pertenecen 16 de los 17 representantes sindicales con los que cuenta la empresa, ha convocado la huelga por no firmarse el convenio colectivo, si bien desde el Grupo Kalise se incide en la "firme voluntad de negociar un nuevo convenio colectivo, tal y como lo puso en conocimiento en el día de ayer de la totalidad de la plantilla de trabajadores", según apuntó Kalise en un comunicado.

Asimismo, matizó que el pasado 19 de julio se reunieron con la parte social de la empresa para constituir la mesa de negociación del convenio colectivo denunciado por el comité de empresa en el mes de diciembre de 2018, "promoviéndose así la negociación de un nuevo convenio".

Añade que en esta reunión la empresa mostró su disposición a negociar el convenio, si bien planteó que las negociaciones se iniciasen a partir del 17 de septiembre de 2019 al entender que "julio, agosto y septiembre son los meses de mayor actividad de la empresa, dedicada a la producción de helados, además de yogures y postres".

En ese caso, la parte social de la comisión negociadora manifestó su disconformidad "alegando que era fundamental que las negociaciones se iniciaran en el mes de agosto, imponiendo la celebración de cuatro reuniones en el referido mes, pese a ser consciente del grave perjuicio que sufriría la empresa en estas fechas del año".

Por ello, el Grupo Kalise asegura no entender las urgencias de la parte social para iniciar las conversaciones en el mes de agosto "cuando se pudo presentar la plataforma de convenio en cuanto fue denunciado el vigente, es decir, en diciembre de 2018". Sin embargo, apuntó que lo presentaron en junio, por lo que "ha tardado más de seis meses en presentar una alternativa, cuestión que implica que la empresa no ha dispuesto de tiempo suficiente para analizarla y contestar la plataforma de convenio recibida".

La empresa critica, además, que se le impuso condiciones, de tal forma que si "no accedía a sus pretensiones, darían por interrumpidas las negociaciones amenazando a su vez con ejercitar acciones de presión contra la empresa para obligarle a negociar el convenio en el mes de agosto, con los consiguientes perjuicios de difícil reparación que dicha decisión causaría".