El Supremo anula las tarjetas ‘revolving’ que cobran intereses desproporcionados

04/03/2020

El Tribunal Supremo ha dictado la primera sentencia en torno a las tarjetas de pago ‘revolving’ y lo ha hecho para anular los tipos de interés que cobran las entidades en estos productos si son superiores al precio normal del dinero y manifiestametne desproporcionados.

La sentencia considera que, en ese caso, son intereses usurarios y por tanto contrarios a la normativa.

El Alto Tribunal sienta así jurisprudencia al pronunciarse sobre una sentencia referida a una tarjeta comercializada por WiZink Bank con una TAE inicial del 26,82% y que llega desde la Audiencia Provincial de Santander, órgano judicial que estimó en parte un recurso de apelación interpuesto por la entidad contra un fallo del Juzgado de Primera Instancia que declaró la nulidad del contrato entre las partes por existir un interés remuneratorio usurario.

El artículo 1 de la Ley de Usura, que data de 1908, determina como nulo cualquier contrato de préstamo, extensible a un crédito, en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y desproporcionado, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de una situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.

Las tarjetas ‘revolving’ son tarjetas de crédito en las que se dispone de un límite de crédito determinado que puede devolverse a plazos, a través de cuotas periódicas, pero su peculiaridad reside en que la deuda derivada del crédito se renueva mensualmente. En muchas ocasiones, sus titulares se encontraban en una verdadera espiral de gastos al ir utilizando las tarjetas, acumulando deuda y a la vez generando más capital disponible del que volvían a hacer uso. En este laberinto, y con intereses muy por encima del 20%, la deuda nunca se acababa lo que provocaba verdaderas situaciones trágicas para los ciudadanos.

Los intereses tan altos que finalmente se tienen que pagar han provocado una sucesión de demandas en los juzgados. Por eso, con el fallo de esta mañana, el Tribunal Supremo marca el devenir de las futuras sentencias por este producto que se encuentra completamente extendido entre la población y del que en muchas ocasiones se hace uso incluso sin conocer las características reales del mismo.