La lucha contra el coronavirus

El personal de Correos, con mayor índice de contagios

27/04/2020

CC OO y UGT, sindicatos mayoritarios en la empresa pública, achacan esta circunstancia a la alta exposición a la que ha estado sometida la plantilla durante las primeras semanas de la crisis sanitaria, con escaso material de protección

Los sindicatos mayoritarios en Correos, CC OO y UGT, denuncian las elevadas cifras de contagio y el alto porcentaje de trabajadores y trabajadoras afectadas por coronavirus en esta empresa pública. A fecha 13 de abril, y según los datos de la compañía, ya eran 836 empleados con casos positivos de una plantilla de 53.000 efectivos. Además, 2.197 personas estaban en cuarentena, lo que suponen 3.033 casos en todo el Estado y que los colocan como uno de los colectivo laborales con mayor índice de contagio.

Las organizaciones sindicales apuntan que, diez días después de conocerse esta información, la empresa hizo mención a nuevos datos «con la intención de ocultar la realidad existente, sin que se haya entregado documentación alguna para que pueda ser contrastada». Por este motivo, CC OO y UGT mantienen que Correos viene ocultado los datos provinciales desde el 13 de abril, última fecha en que los publicó, en lo que califican de una «maniobra que pone de manifiesto su falta de transparencia y la nefasta gestión que choca frontalmente con la política de transparencia del resto de la administración y del propio Gobierno».

Así, apuntan los sindicatos que los últimos datos «fiables y objetivos, por cuanto salieron de la propia entidad» señalaban que los contagios afectaban a un 1,599% de la plantilla total, casi cinco veces por encima de la media de la población en España, «colocando al colectivo de Correos como el de mayor número de afectados del país, solo por debajo del sanitario (4,875%), y levemente por encima de las fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (1,588%)».

CC OO y UGT achacan estos datos «a la alta exposición a la que han estado sometidos» los trabajadores y trabajadoras de Correos en las primeras semanas de la crisis sanitaria, desde que se decretó el estado de alarma, el 14 de marzo, y tras la decisión de la compañía, de mantener «a toda costa» el nivel de actividad de la empresa.

«El presidente de la compañía», indican, «con una decisión personal, contra el criterio de una parte de su equipo directivo, y de las organizaciones sindicales CC OO y UGT, forzó a la plantilla a trabajar sin medios de protección (ni guantes, ni geles, ni mascarillas, ni mamparas), exponiendo a miles de trabajadores y trabajadoras al contagio».

Esta actuación, que califican de «irresponsable», y que contravino las propias recomendaciones del Gobierno, contó desde el inicio con la oposición frontal de los dos sindicatos mayoritarios, que denunciaron desde un primer momento el riesgo a que se estaba exponiendo a la plantilla.

Tal es así, que se dirigieron por carta al ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, y en el real decreto aprobado el 29 de marzo se recogieron parte de las reivindicaciones de ambos sindicatos, incorporando el servicio público postal como «servicios esencial», un extremo que había sido rechazado por la empresa y restringiendo la actividad de Correos y limitándola a la prestación de elementos imprescindibles para la ciudadanía.