La lucha contra el coronavirus

El coronavirus provoca el desplome hipotecario

27/05/2020

El mercado hipotecario sufrió en marzo uno de los mayores reveses de su historia después de la parálisis económica impuesta para combatir al coronavirus.

Con la actividad de las notarías prácticamente congelada a mitad de ese mes, salvo casos excepcionales, la firma de hipotecas para adquisición de viviendas retrocedió un 14,6% con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta registrar 26.382 operaciones, según el INE.

El dato, aunque llamativo, ya había sido adelantado por los propios bancos al presentar sus resultados del primer trimestre. Los ejecutivos del sector admitían entonces que el negocio hipotecario sufriría este año mucho más que el de consumo, que también, y que el de empresas, reforzado por los créditos avalados por el ICO. Sin embargo, las estadísticas actualizadas esta mañana muestran algunos cambios que, de mantenerse, podrían implicar una transformación de las hipotecas a medio y largo plazo.

En primer lugar, porque el número de créditos firmados para financiar una vivienda ha sido mayoritariamente a tipo fijo, una realidad poco habitual hasta ahora y que solo se había dado en determinados meses en los últimos años. En marzo, el colectivo de hipotecas fijas representó un 53% del total frente al 47% de las de tipo variable. Los créditos con una cuota estable habían ido ganando terreno en los últimos años, aunque, de media, venían a representar un 40% de los que se firmaban.

El interés medio de las hipotecas de marzo también fue inferior al de febrero, en buena medida porque venían arrastrando las caídas del euríbor desde principios de año. En marzo los tipos se situaron, de media, en el 2,5% frente al 2,6% de febrero. En el caso de las fijas, el interés medio fue del 2,9%, y del 2,1% en las variables.

Por otra parte, el plazo medio de las hipotecas sigue ampliándose y se sitúa ya en los 24 años, frente a los 21 años en los que se llegaban a financiar después de la anterior crisis.

También ha caído de forma considerable el capital prestado por las entidades. Cada hipoteca firmada en marzo financiaba 127.888 euros, lo que supone un 27,4% con respecto a febrero, aunque un 1,6% superior al mismo mes del ejercicio anterior.