Imagen del evento. / Juan cArlos Alonso

Los economistas aseguran que la eólica marina traerá un «desarrollo sin precendentes» a las islas

José Carlos Díez considera que Canarias no se puede limitar a la producción de energía sino que tiene que aprovecharla para su desarrollo industrial. El ex ministro De la Serna llama al Gobierno a ser «generoso e inteligente» en la gestión de los fondos europeos

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El economista José Carlos Díez consideró ayer en un desayuno organizado por Cajamar en su sede de Triana y en el que también participó el ex ministro de Fomento (PP), Íñigo de la Serna, que a España «la había toca la lotería» por las posibilidades que tiene de desarrollo de las energías limpias gracias al sol y al viento en un entorno de incremento de los costes energéticos y a una buena planificación energética, «con sus más y sus menos», en los últimos 25 años y que ha permitido el desarrollo de esta industria.

El siguiente paso vendrá con la entrada de la eólica marina que va a tener un crecimiento exponencial en los próximos años y donde Canarias va a tener un papel prepoderante, según señaló Díez, que es profesor en la Universidad de Alcalá y autor de diversos libros ('Hay vida después de la crisis' (2013) o de la 'Indignación a la esperanza' (2018)).

En este sentido, Díez advirtió que España en general y Canarias en particular no podían limitarse a ser productores de electricidad sino que debían aprovechar, al hilo de la generación propia, para acometer un desarrollo industrial.

Juan Carlos Alonso

«Por primera vez en la historia, gracias a la energía eólica España va a tener una energía con fuente primaria abundante y propia más barata que nuestros socios europeos. El éxito en España es cómo se aprovecha esta energía para hacer un desarrollo industrial», apuntó Díez, que aseguró que España va a ser la «Arabia Saudí» de Europa porque toda la energía fotovoltaica se va a producir en nuestro país.

« La cuestión es si quieres ser los Estados Unidos de América que aprovechó la generación propia de electricidad para su desarrollo industrial o te quieres quedar en un país del Golfo Pérsico que produce energía barata y ya está. Este es el reto de España», manifestó el economista.

Llegado a este punto, Díez hizo referencia a las posibilidades que se le abren a Gran Canaria, al puerto de Las Palmas y a los astilleros canarios con este negocio. El economista se dirigió a Ana Suárez, vicepresidenta de Astican y asistente a la charla, y consideró que el archipiélago tenía una «gran oportunidad».

«Hay que hacerlo muy bien»

«Tenéis una posición estratégica, unos buenos astilleros, fondos europeos para el desarrollo de la eólica marina y todo el continente africano que también va a poner molinos y que está despertando. El puerto tiene potencial y trabaja ya en un plan estratégico», indicó Díez, que aseguró que la tarea «no es fácil» porque hay que montar todo un ecosistema de negocio y «hay que hacerlo muy bien».

En este punto, señaló que si se hace «se dará un soplo a la isla y a la ciudad sin precendentes en 300 años». «Se puede hacer porque todo está a favor. La cuestión es si se va a hacer y todo depende de nosotros», resaltó.

Juan carlos Alonso

Para Díez, es precisamente en el desarrollo de esta industria en el que deben focalizarse los f ondos europeos Next Generation (NGUE) y dejar de perder el tiempo.

En este sentido, el ex ministro Íñigo de la Serna fue muy crítico con la gestión de los fondos del Gobierno de España. Según señaló, según un informe de Deloitte, solo hay ejecutados en proyectos 2.000 millones de euros. El impacto que esta lluvia de dinero está teniendo en la economía española (que solo creció un 0,3% en el primer trimestre) es «inexistente».

Gestión de los fondos europeos deficiente

«Hay que hacer tres cosas, primero crear una plataforma en la que se de toda la información sobre esos fondos; segundo, hay que acompañar a las pymes para llegar a ese dinero y por último, hay que poner en marcha toda la maquinaría del Estado», indicó de la Serna.

Animó al Gobierno a «aprovechar las capacidades» de las comunidades autónomas para distribuir y gestionar ese dinero, ya que, según dijo, los ministerios ni tienen capacidad para ejecutar se volumen de recursos.

«Hay que aprovechar para sacar el mayor rendimiento. Sé que no es fácil dar dinero a Andalucía, Castilla León o Galicia (todas las que citó gobernadas por el PP) pero hay que ser generosos e inteligentes para destinar esos recursos», manifestó.

Durante las más de hora y media de charla-coloquio, los dos invitados trataron desde distintos puntos de vista numerosos temas como la política fiscal, el déficit o el endeudamiento.

La crisis de la covid será «menos dura»

La situación económica fue otro de los temas de análisis y en este sentido, Díez aseguró que la crisis actual «será menos dura» que las anteriores porque no conllevará tanta destrucción de empleo, si bien para las familias de rentas medias-bajas, muchas en Canarias, va a ser intensa.

«El crecimiento va a ser débil pero positivo con una política monetaria más restrictiva y un escenario de política fiscal-deuda que se puede complicar y debemos cuidar porque es nuestra gran vulnerabilidad», vaticinó Díez, que trató de ser optimista en medio de la incertidumbre y de una subida de tipos por parte del Banco Central Europeo (BCE) que en 2023 podrá llegar «como mínimo» al 2% y que se hará «despacito», según sus previsiones.

En este punto, llamó a las empresas y a los trabajadores a no ir a una subida de los salarios más allá del 3% y tratar de recortar márgenes (el pacto de rentas) para evitar espirales inflacionistas de consecuencias imprevisibles.

El alza de los tipos será «peligrosa» por la deuda y el déficit

Por lo que respecta a De la Serna, consideró que la subida de tipos va a suponer un incremento peligroso de los costes financieros debido al nivel de déficit (5%) y de deuda (120% del PIB) de España y se planteó si en este contexto era adecuado sacar la oferta pública de empleo planteada por el Gobierno, más allá de los 10.000 enfocados a resolver problemas de interidad.

«Habría que ver hasta que punto en este momento estamos en situación de inyectar un gasto estructural de esta envergadura en lugar de facilitar a las empresas a la generación de empleo, ya que son ellas las que deben hacerlo, al igual que son las que tienen que innovar», indicó De la Serna, para quien la obligación del Gobierno es «crear oportunidades» y un marco atractivo de inversión.

«El turismo irá bien pero Canarias debe generar más marca»

El economista José Carlos Díez consideró ayer en la charla-coloquio de Cajamar que el turimos irá este año «razonablemente bien» y que, por tanto, a Canarias le irá bien y recuperará en 2023, si no hay imprevistos, los niveles de 2019. Sin embargo, consideró la necesidad de que las islas avancen hacia un modelo turístico de mayor calidad, en el que se vaya extinguiendo la fórmula del 'todo incluido'. «Canarias debe ir a menos turistas y mayor precio medio. Al final se genera también más empleo y mejores salarios con un turismo de calidad y toda la sociedad gana», indicó Díez, quien consideró que había que salir del turismo de 'todo incluido' y avanzar hacia un modelo de big data, marketing, inteligencia artificial y marca. «Canarias lo ha hecho muy bien y tiene grandes hoteles y cadenas hoteleras pero poca marca. Baleares ha sabido potenciar mejor esa marca», indicó.

En este punto, resaltó el potencial de la islas y se refirió al posicionamiento del archipiéalgo y sobre todo, la capital grancanaria como destino de los nómadas digitales. «Tiene una potencial enorme y lo puede enlazar con el turismo», indicó Díez, quien aseguró que desde el Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento de la capital grancanaria se está trabajando en un proyecto de desarrollo para atraer a los nómadas digitales y que faltaba mayor implicación de las empresas.

Finalmente, el ex ministro de Fomento, Inigo de la Serna, se refirió al 'gap' que existe actualmente entre la oferta y la demanda en el mercado laboral. «El nivel universitario no está en el mercado», afirmó tajante.

Para de la Serna, el crecimiento de la economía actual «no es sano» porque no se sustenta en un alza de la actividad sino en el incremento de los precios. «Tras el gran susto del crecimiento del PIB en el primer trimestre del 0,3%, si uno rasca un poco se da cuenta de que la demanda industrial ha caído un 1,4% y un 3,4% el consumo de las familias. Esto no es crecer», manifestó.