En julio Canarias ha recibido 240.000 pasajeros internacionales, un 77% menos del millón que llegó el año pasado. / COBER

El drama del turismo en Canarias: hasta julio pierde seis millones de pasajeros internacionales

En lo que llevamos de año han llegado a las islas 3 millones de extranjeros. Julio se saldó con 240.000, un 77% menos

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

La pérdida de turistas internacionales a causa de la covid continuó en julio por quinto mes consecutivo y la sangría no parece que vaya a detenerse a corto plazo a cuenta de los rebrotes y cuarentenas que alejan cada día la posibilidad de que el invierno, la temporada alta de las islas, sea buena en visitantes.

En julio llegaron a las islas casi 240.000 pasajeros internacionales, una cifra que 'a priori' podría ser interpretada como una mejoría si se compara con los 1.106 viajeros de mayo o los 4.990 viajeros de junio (los vuelos extranjeros se abrieron el 21 de ese mes). Sin embargo, si se compara con el millón de pasajeros que llegó en julio de 2019 está claro que no hay ninguna mejoría a la vista y que tampoco se la espera a tenor de la caída de la demanda y que ha llevado a las aerolíneas a recortar plazas para los próximos meses.

En lo que llevamos de año, Canarias acumula tres millones de pasajeros internacionales, un 77% menos de los casi 8,7 millones que recibió en igual período de 2019. De enero a julio Canarias ha perdido casi seis millones de viajeros extranjeros, lo que pone en evidencia el drama que atraviesa el sector turísticos de las islas. Los hoteles que han abierto, en torno a un 50% registran niveles de ocupación muy bajos -los fines de semana aumentan por el turista local- y los precios se han reducido de media un 30%, como indicaba hace unos días el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), José María Mañaricúa.

España ha recibido en siete meses 15,6 millones de viajeros extranjeros. El año pasado, 54,3 millones

El sector atraviesa una difícil situación a la espera de «un milagro» que ayude a salvar el invierno y con ello cientos de empresas y empleos.

En julio Canarias se convirtió, con 240.000 pasajeros, en el sexto destino elegido por los viajeros internacionales, un lugar que ocupa tradicionalmente en temporada estival. Por delante se situó Baleares, con 622.580 personas, seguido por Andalucía, con 325.858 y la Comunidad Valenciana, con 305.488. A continuación se situó Cataluña con 283.335 y Madrid, con 272.437.

De los 240.000 pasajeros extranjeros que llegaron a las islas, un 53% lo hizo en compañías de bajo coste que parecen haber reaccionado mejor en la covid. Estas trajeron 127.451 pasajeros el mes pasado, un 74% menos que un año antes mientras que las aerolíneas tradicionales registraron un recorte de un 79% tras haber transportado a 56.427 personas a las islas.

En el cómputo anual la situación se repite: de los tres millones de pasajeros llegados de enero a julio, las 'low cost' movieron 1,5 millones, un 58% menos frente a los 1,4 millones de las aerolíneas tradicionales tras registrar una caída del 64%.

Por aeropuertos, en julio el tráfico bajó en el de Gran Canaria un 79,5% (recibió 52.396), mientras que Fuerteventura registra un descenso del 68,4% (llegaron 52.458) y el de Tenerife Sur del 77% (recibió 90.359).

A nivel nacional, en julio llegaron 2,1 millones de pasajeros internacionales a España, un 80% menos. De enero a julio fueron 15,6 millones de pasajeros, un 71% menos frente a los 54,3 millones de un año antes.

El mes pasado los principales emisores de pasajeros internacionales fueron Alemania, que aportó el 23,6% del flujo total de pasajeros (con medio millón de personas, un 69% menos). El Reino Unido aportó el 20% del total, si bien experimenta una caída del 84% respecto a hace un año. Todas las comunidades registraron retrocesos, si bien fue Baleares la que mayor sufrió. Los Países Bajos aportaron el 9% de los pasajeros internacionales (descendieron un 60%) y los franceses representaron un 8,5% del total, según datos de Turespaña.