Descansa tranquilo, pon un aparejador o arquitecto técnico en tus obras

30/04/2019

El Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Gran Canaria pone de relieve las diferentes opciones de trabajo que pueden acometer estos profesionales de la construcción.

Es una profesión diferente a la de arquitectura; cada una tiene sus propias funciones, atribuciones y responsabilidades, relacionadas, por supuesto, pero no supeditadas jerárquicamente.

El Aparejador es un experto en la construcción de edificios, así como en sus patologías y solución de éstas. Por ello no se debe prescindir de un Aparejador para iniciar las obras de nueva construcción, de reforma o de mantenimiento de viviendas y edificios.

Así, por ejemplo, si se quiere eliminar un tabique o redistribuir el espacio, un Aparejador asesorará sobre qué se puede hacer o no, y aportará soluciones de distribución adecuadas. Del mismo modo, si un inmueble presenta una grieta, un problema de humedades o incluso un gasto excesivo en agua, un Aparejador podrá indicar cuál es el origen del problema y sus posibles soluciones.

También es aconsejable contar con un Aparejador para el asesoramiento en las compraventas de viviendas, o de terrenos para una futura construcción, pues estudia el estado de los inmuebles, sus patologías y obras necesarias de reparación; las posibles reformas que podría necesitar para adecuarla a cada necesidad, así como el coste económico de todo ello.

Para la reforma y apertura de locales, además de proyectar y dirigir, el Aparejador asesorará, entre otros aspectos, en todo lo necesario para evitar concretamente problemas posteriores que pudieran afectar al desarrollo normal de la actividad por cuestiones de legalidad en materia constructiva.

Todo ello conlleva un ahorro, muchas veces considerable, de dinero, tiempo, esfuerzo y preocupaciones innecesarias.

Otro trabajo muy importante que realizan los Aparejadores es la realización de Informes Periciales sobre vicios o daños en los edificios, debiendo destacarse la alta especialización de los Aparejadores en la determinación de las causas de las patologías de los edificios, dado el profundo conocimiento que poseen sobre el comportamiento de los materiales, tanto durante la ejecución de obras como con el paso del tiempo.

Los Aparejadores también elaboran los certificados de eficiencia energética, obligatorios en el alquiler y la compraventa de viviendas, así como los Informes de Evaluación de Edificios.

EL APAREJADOR O ARQUITECTO TÉCNICO: UN MÉDICO DE CONFIANZA PARA TU EDIFICIO

Las Comunidades de Propietarios suelen contar con profesionales que les asesoran en materia de gestión administrativa y legal de las mismas. Sin embargo, las materias de índole técnico es conveniente que sean resueltas por profesionales cualificados para garantizar el buen funcionamiento de las instalaciones a largo plazo.

Por ello, desde el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Gran Canaria se recomienda a las Comunidades de Propietarios contar con un ‘Aparejador de cabecera”‘, es decir, un profesional con capacidad de realizar todas las gestiones referentes al mantenimiento de los edificios. Por ello, el Aparejador de cabecera es como el médico del edificio.

Se convertirá en la persona de confianza de tu Comunidad y, al trabajar siempre con tu edificio, conocerá su historia, virtudes y carencias como si fuera ese médico de familia que conoce a fondo tu historial.

Titulación. Aparejador, Arquitecto Técnico e Ingeniero de Edificación, antiguamente Aparejadores, tres titulaciones para una misma profesión. Desde el Plan de estudios del 64 Arquitectos Técnicos, denominación vigente hoy en día. Y con la modificación de los estudios universitarios y su adaptación al entorno europeo Grado de Ingeniero de Edificación; este título sigue correspondiendo a la misma profesión: la Arquitectura Técnica.

El Aparejador de cabecera se puede ocupar de:

- Determinar qué reparaciones necesita el edificio y en qué orden, de forma que se optimicen los tiempos y costes y se planifique la inversión de la Comunidad sin sorpresas.

- Revisar los presupuestos presentados por los oficios intervinientes o empresas constructoras se adecúen a las reparaciones precisas y las soluciones técnicas estimadas.

- Supervisar y dirigir dichas reparaciones, cuando se estén efectuando, para que su ejecución sea técnicamente correcta y efectiva.

- Informar y asesorar a tu Comunidad en cualquier cuestión técnica o daño que se detecte en el edificio.

- Elaborar el Informe de Evaluación del Edificio si tu edificio lo precisa.

- Por otro, el técnico podrá asesorar a los propietarios sobre la aplicación de medidas que permitan el ahorro energético.

- Fundamentalmente, supone una ventaja económica, pues un diagnóstico acertado con las reparaciones adecuadas y efectuadas correctamente implican la mejor forma de ahorro a medio plazo, sin olvidar la seguridad.

- En definitiva, el ‘aparejador de cabecera’ será el encargado de realizar las inspecciones necesarias en el inmueble, de aportar las mejores soluciones para problemas que puedan surgir (grietas, desprendimientos, humedades, etc.), así como mejorar en general la habitabilidad y confortabilidad de los usuarios de los edificios.