Las ventas han crecido en las últimas semanas y todo apunta al inicio de la recuperación, si bien aún se está muy lejos de los niveles de 2019.. / ARCADIO SUÁREZ

El comercio empieza a recuperarse y confía en el Black Friday y la Navidad para tomar impulso

Las ventas han mejorado pero siguen aún hasta un 20% por debajo de 2019, antes de la irrupción de la covid. La esperanza es la parte final de año, con dos campañas de peso

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El sector comercial empieza a recuperarse lentamente en el archipiélago gracias al fin progresivo de las restricciones por la covid, que permite volver a retomar rutinas sociales que han estado en cuarentena durante el último año y medio. La mejoría del sector turístico es también un aliciente para el sector, no solo por el gasto que aportan los visitantes sino por lo que supone para la recuperación del empleo de las islas y la capacidad de gasto de los canarios.

La recuperación es lenta y varía en función de los artículos de los que se hable pero, como indican tanto los grandes como los pequeños empresarios, ha comenzado y la tendencia es creciente. «Estamos un poco más esperanzados pero, como venimos de una época muy difícil, no queremos echar las campanas al vuelo», indica el secretario general de la Asociación Canaria de Medianas y Grandes Empresas de Distribución (Asodiscan), Alfredo Medina.

EN CIFRAS

    El presidente de la Asociación de Empresarios Zona Comercial Triana, Carlos Bethencourt, asegura que esta mejoría se ha traducido en un aumento de las ventas del entorno de un 5% respecto a 2020 y según indica, «lo más importante es que la tendencia es al alza». Pese a ese aumento y la mejoría de este año respecto al pasado año, las ventas del comercio están aún a un 20% del año 2019, antes de la irrupción de la covid y queda un largo camino por recorrer.

    «Ha sido un año comercialmente malo. No han funcionado ni las temporadas ni las rebajas. A final de año esperamos recuperar algo pero no compensará ni de lejos el año», señala el secretario general de Asodiscan. Para Bethencourt, uno de los principales cambios de la zona comercial Triana es que el mes pasado «por primera vez en mucho tiempo» se ha vuelto a ver extranjeros en los comercios. «Es algo que anima al optimismo», dice.

    Según explica Medina, la alimentación ha vuelto a la normalidad tras los fuertes incrementos que se registraron durante el confinamiento y actualmente crece a un ritmo de entre un 1% y un 2%. Todo lo que tiene que ver con equipamiento del hogar y las nuevas tecnologías está funcionando muy bien mientras que el equipamiento personal, donde se encuadra la moda, la ropa, el calzado y los complementos, ha mejorado sus ventas «pero sigue lejos de los niveles de 2019%».

    «Confiamos en que a medida que vaya recuperándose la normalidad aumenten las ventas de este segmento», indica Medina.

    «La cosa se está animando y confiemos en que no pase nada y la recuperación se refuerce en los próximos meses», apunta por su parte Bethencourt.

    Es ahora, en la última parte del año, cuando tienen lugar dos de las campañas más fuertes: el Black Friday y la Navidad, que acaparan gran parte de las ventas de todo el ejercicio y en ellas tiene la esperanza puesta el sector comercial.

    El Black Friday tendrá lugar el próximo 26 de noviembre, aunque los comercios adelantarán los descuentos a días o incluso semanas antes. Como recuerda Bethencourt, hasta que llegue ese momento, las ventas van a estar «estancadas» porque muchos consumidores están esperando por esta fecha, de ahí el interés de adelantarla.

    Tanto Medina como Bethencourt se muestran confiados en ambas fechas aunque apuntan que el colapso marítimo, el bloqueo en muchos puertos y la falta de contenedores, así como el problema de los componentes para algunos artículos tecnológico, jueguen en contra de la campaña al no haber suficiente mercancia y que llegue a tiempo a las islas. «Puede darse algún problema con algún artículo determinado», indica Medina.

    En este sentido, como apunta Bethencourt, lo que ocurrirá es que saldrá al mercado el 'stock' que acumulan los comercios pero, como afirma, «no se va a dar una situación de estanterías vacías».

    subió el Índice del Comercio Minorista en Canarias en el mes de agosto. El repunte viene precedido de más de un año de descensos mensuales. De hecho, en el acumulado de 2021 el ICM en Canarias sigue un 14% por debajo. Madrid es la región que más crece.

    El sector no subirá precios

    Pese a la subida de la electricidad y del coste del transporte, entre otros, el sector comercial no prevé subir el precio de la mercancía en el último tramo del año. Como explica el presidente de la asociación Life Style y Perfumerías, Raju Daswani, aunque el margen del sector será menor por la subida de los costes el sector «no puede permitirse subir precios» porque podría desincentivar al consumidor. Además, como advierte, la elevada competencia no solo de las tiendas físicas sino también del canal 'online' impide que se pueden aplicar incrementos en el precio.

    Daswani asegura que el sector comercial de las zonas turísticas también ha registrado un aumento de las ventas en las últimas semanas, aunque apunta que el alza no ha sido parejo al de la llegada de turistas. «Hay algo de mejoría pero aún no ha repercutido en las ventas. Aún no hay mucho gasto de los visitantes pero esperamos que mejore. Tenemos confianza en que tengamos un buen invierno», manifiesta el presidente de esta organización.

    En cuanto al Black Friday y la campaña de la Navidad, Daswani confía en que sean buenas campañas y asegura que, desde su sector, «se han hecho los deberes» para poder tener suficiente mercancía para afrontar el tirón de la demanda y superar el colapso del tráfico marítimo. «Esperamos estar a la altura y dar respuesta todos los clientes», indica Daswani, que así todo advierte de que no siempre está en manos del sector comercial.