Calviño ve signos de recuperación en marcha

El ascenso de la ‘V’ ya ha comenzado, según la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, que en el pleno del Congreso aseguró este miércoles que los indicadores económicos muestran un «cambio de tendencia» en la crisis y que «la recuperación ya se ha iniciado».

E. MARTÍNEZ / MADRID

Calviño explicó que pese a la «situación de incertidumbre», desde el fin de «la hibernación» por las restricciones para afrontar la pandemia , más de un millón de trabajadores han salido de una situación de ERTE y la Seguridad Social ha aumentado en casi 300.000 sus personas afiliadas por cuenta ajena.

La ministra hizo referencia al turismo, uno de los sectores más dañados en esta crisis, recordando que las empresas de este área han recibido una parte específica de 2.500 millones y el sector del transporte otros 500 millones. En total, e l sector turístico ya ha recibido, según datos esgrimidos por Calviño, 12.000 millones entre avales ICO y el apoyo de los ERTE.

Pero aunque las cifras actuales denoten cierto cambio de tendencia, el desplome de los meses pasados ha sido histórico. El Banco de España cifró en un 34% la caída de la actividad en España durante la segunda quincena de marzo, llegando a su perar el 70% en el caso del comercio, transporte y hostelería, así como en las actividades artísticas y de ocio.

La caída es similar a la de Italia (-34%) o Francia (-32%), pero superior a la media de la UE (-21%) y lejos de Alemania (-13%). Así figura en un recuadro sobre el impacto económico inicial de la crisis sanitaria y las medidas de confinamiento en los países de la zona euro, elaborado y publicado por el organismo supervisor y que formará parte del informe trimestral de la economía española del segundo trimestre.

El BCE constata que los salarios de los trabajadores de la eurozona cayeron un 7% por la crisis del coronavirus

En él consta que las «estrictas medidas» de reducción de la movilidad y del normal desarrollo de las actividades productivas han provocado una caída de la actividad económica «muy brusca e intensa», como consecuencia del desplome de la demanda provocado por el confinamiento, la pérdida de empleos e incertidumbre, la reducción de la oferta y la interrupción de algunas cadenas de suministro.

Asimismo, un informe publicado por el Banco Central Europeo (BCE) constata que los trabajadores de los países de la eurozona han visto reducir sus salarios un 7% durante el periodo de confinamiento por la crisis del coronavirus. Esta reducción de la renta neta de los hogares, podría haber llegado al 22% sin mecanismos de protección de empleo temporal, como los ERTE de España, según advierte el organismo.