La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, dialoga con el comisario de Economía, Paolo Gentiloni. / efe

Calviño reconoce que el Gobierno limitará las ayudas energéticas en 2023

Los ministros del Eurogrupo, con España, acuerdan acotar el año próximo ese tipo de medidas a los hogares más vulnerables y empresas más expuestas temporalmente a la crisis

c. a.
C. A.

La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, vuelve a marcar el paso del Gobierno en torno al futuro de las medidas del plan anticrisis para afrontar la fuerte subida de la inflación que vencen el próximo 31 de diciembre. Aunque aún no hay una decisión oficial, todo apunta a que algunas de las que han estado en marcha en los últimos meses –como la bonificación de 20 céntimos por litro de carburante– se modificarán para limitar su ámbito de aplicación solo a los sectores más vulnerables.

Así lo transmitió este lunes la propia la ministra de Economía antes de la reunión del Eurogrupo en Bruselas, en la que sus ministros de Economía y Finanzas se comprometieron a acotar ese tipo de ayudas durante 2023 a los hogares más vulnerables y empresas temporalmente expuestas a la crisis energética. Asimismo, se emplazaron –aunque sin fecha fija– a estudiar otras nuevas medidas que puedan suponer un cierto alivio para la población como, por ejemplo, un modelo de fijación de precios de la energía a dos niveles y otros regímenes que alcancen objetivos similares, teniendo en cuenta para ello las características nacionales.

«Evidentemente, nuestro objetivo ha sido, en una primera fase, implantar medidas de choque y de amplio espectro con un impacto generalizado y, poco a poco, tratar de enfocar a los sectores más afectados, a aquellos colectivos más vulnerables o también a las clases medias», indicó la vicepresidenta.

Una idea que Calviño ya lanzó en noviembre, pero que ha reforzado en sus últimas aparicioens, sobre todo después de que distintos organismos como el Banco de España o la OCDE hayan advertido de los riesgos de mantener el 'café para todos' en las ayudas. Entre otras cuestiones, se pone en la balanza el gasto que debe asumir el Estado y el hecho de que muchas de ellas acaban beneficiando a familias que, en realidad, no las necesitarían al poder asumir por renta el impacto del alza de los precios.

Senda reformista

La idea de limitar el plan anticrisis también cuadra dentro del Ministerio de Hacienda y del de Transición Ecológica. Pero el Ejecutivo sigue sin detallar qué medidas modificará y cuáles eliminará por completo.

Este mismo martes, la portavoz y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, recordó que lo único que se ha decidido en firme es la prórroga del transporte gratuito, dentro del proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2023. «El Gobierno va a seguir actuando con la herramientas más útiles en cada momento», insistió tras la reunión del Consejo de Ministros.

En el mismo sentido se manifestó Calviño desde Bruselas, al señalar que, pese a los cambios que puedan sufrir las ayudas, el Ejecutivo mantendrá el año que viene «la misma senda reformista y de responsabilidad fiscal».

Así, detalló que la contención de la inflación, la eficiencia y la reducción del consumo de energía serán en 2023 la guía de la política económica que, a su juicio, «está demostrando ser la adecuada y necesaria al haber evitado los escenarios más negativos».

.