La UE vigila que España cumple los requisitos para el tercer pago de los fondos

Hacienda confía en conseguir el visto bueno de Bruselas cuando solicite el próximo desembolso

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Los despachos del Ministerio de Hacienda echaban humo a última hora de la tarde del viernes. Primero, porque el gabinete liderado por María Jesús Montero ultimaba el envío del plan presupuestario de 2023 a Bruselas, con fecha límite para este sábado 15 de octubre. Y segundo, ante una información de la agencia Bloomberg apuntando, citando fuentes de la Comisión Europea, a un posible 'parón' en el desembolso de los fondos europeos ante la evidencia de que España no ha cumplido todos los compromisos derivados del Plan de Recuperación.

En concreto, Bruselas habría dado un toque de atención al Gobierno ante la falta de creación de un mecanismo que audite y controle el reparto de ese dinero. Desde el Ministerio indican que el hecho de que esa figura auditora no se haya puesto en marcha aún, no implica que los fondos se hayan congelado. De hecho, España ni siquiera ha solicitado todavía el siguiente pago a Bruselas, dotado con otros 6.000 millones de euros.

Fuentes de la Comisión Europea confirman que, en ningún caso, esta situación implica que se hayan frenado los fondos la país. «Cualquier afirmación de que la Comisión ha congelado fondos a España bajo el mecanismo de recuperación y resiliencia es infundado», indica un portavoz del Ejecutivo comunitario a este diario. «España ha cumplido satisfactoriamente con todos los hitos y objetivos vinculados a todos los pagos solicitados hasta ahora», insisten.

No obstante, sí matizan que, siguiendo los cauces habituales, en el momento en el que España solicite el tercer desembolso, llevarán a cabo una revisión de los compromisos que el país adquirió para la mejora de esas herramientas de seguimiento del dinero llegado de Europa. Una práctica (la de mejorar algunos de los hitos ya establecidos) que, según insisten, «no es algo inusual».

«Se trata de un proceso complejo», reconocen fuentes del Ministerio de Hacienda. Sobre todo por el impacto que supone para el mencionado seguimiento la descentralización de la gestión del dinero, al pasar del Estado a las comunidades autónomas, por ejemplo.

En todo caso, confirman que España ya está aplicando sistemas de información y trazabilidad sobre el uso y el destino de los fondos. «El diálogo con las autoridades europeas es fluido y la Comisión es conocedora de que españa está trabajando, en colaboración con la Agencia Tributaria, en las mejoras de los sistemas de información», indican desde el Ejecutivo.

De momento, y desde el lanzamiento del plan, no ha habido problemas en los pagos. Y ya han llegado al país 31.036 millones de euros (19.000 millones en 2021 –9.000 en forma de prefinanciación y 10.000 como el primer pago semestral­– y otros 12.000 en 2022).

Otra cosa son las dudas sobre su ritmo de ejecución. Sobre todo porque aunque sí se publican cifras de licitaciones o transferencias a las comunidades –a las que ya han llegado más de 18.900 millones–, no ocurre lo mismo con el dinero que llega a la economía real a través de esos procesos.