efe

La brecha entre el precio de la gasolina y el diésel se amplía a 16 céntimos

Los carburantes se abaratan en la última semana y se alejan de los máximos alcanzados este verano

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

El precio de los carburantes vuelve a dar esta semana un ligero respiro al bolsillo de los consumidores, que llevan tiempo lidiando con el encarecimiento de la factura mensual para llenar el depósito de sus vehículos. Según los datos del último boletín petrolero de la unión Europea el precio medio de los carburantes bajó esta semana cerca de un 2,3%. Pero la gasolina lo está haciendo a un ritmo mucho mayor que el diésel, y la brecha entre ambos alcanza ya los 16 céntimos.

En concreto, el precio medio del litro de gasolina ha caído por tercera semana consecutiva hasta los 1,708 euros. Es su nivel más bajo desde mediados de abril y supone un descenso del 2,28% frente a la semana anterior. En el caso del diésel, la caída ha sido más limitada, del 2%, hasta los 1,867 euros.

Es cierto que, en el caso del gasóleo, los niveles actuales son los más bajos desde la tercera semana de agosto. Pero ya es la sexta semana consecutiva que el precio del litro se mantiene por encima del de la gasolina.

Las cifras del boletín petrolero incluyen los impuestos aplicados en cada país a los carburantes, pero no aplican medidas como, en el caso español, el descuento de 20 céntimos por litro aprobado por el Gobierno y que entró en vigor el pasado 1 de abril. Si se tiene en cuenta esta 'rebaja', el precio del litro de gasolina sería de 1,508 euros, mientras que el del gasóleo se situaría en los 1,667 euros, en ambos casos inferior a los que marcaba a finales de marzo, antes de la entrada en vigor de la ayuda.

Más caro que hace un año

A pesar del abaratamiento registrado en estas últimas semanas, los carburantes siguen con un precio especialmente alto con respecto a los últimos ejercicios a estas alturas año. Incluso aplicando la subvención, el precio medio del litro de gasolina es un 5% más caro que hace un año, mientras que en el caso del gasóleo el precio es un 30% superior.

El precio de los carburantes depende de múltiples factores, como su cotización específica (independiente de la del petróleo), la evolución del crudo, los impuestos, el coste de la materia prima y de la logística y los márgenes brutos. Además, la evolución en la cotización del crudo no se traslada directamente a los precios de los carburantes, sino que lo hace con un decalaje temporal.

Con estos niveles, el precio de la gasolina sin plomo de 95 se mantiene en España por debajo de la media de la Unión Europea, situada en 1,760 euros el litro, y de la eurozona, con un precio medio de 1,833 euros.

En el caso del diésel, el precio en España es superior al de la media de la UE, que es de 1,836 euros, pero inferior al de la zona euro, con un precio de 1,874 euros. No obstante, incluyendo la bonificación de al menos 20 céntimos por litro el precio de ambos carburantes en España estaría por debajo de la media europea.