Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España / EFE

El Banco de España pide responsabilidad a la hora de endeudarse

El presidente de la CNMV, Sebastián Albella, advierte de que en tiempos de crisis aumenta el riesgo de estafas

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha defendido esta mañana que las relaciones entre los ciudadanos y las entidades financieras han de estar protagonizadas por la idea del préstamo responsable, con objeto de evitar el sobreendeudamiento, que tan malas consecuencias tienen tanto para la vida de los particulares como para los bancos.

En este sentido, Hernández de Cos ha afirmado que es una cuestión que concierne tanto a los clientes como a las entidades. Los primeros han de juzgar «con prudencia, pero sin miedo», sus posibilidades de endeudamiento, para lo cual el Banco de España ha puesto a su disposición herramientas que pueden ayudarles a analizar sus capacidades financieras. Mientras que los segundos, los bancos, tienen que evaluar la solvencia del prestatario con información suficiente.

El sector financiero ha de alcanzar el equilibrio entre la provisión de recursos a las familias con el análisis de los riesgos. Si bien Hernández de Cos también ha afirmado que, en la situación actual, «atender a las necesidades financieras de los ciudadanos es fundamental para el sostenimiento de muchas actividades económicas».

De Cos realizaba estas declaraciones en el acto organizado esta mañana para celebrar el día de la educación financiera, que este año lleva el lema de «Finanzas responsables, finanzas para todos». Además, el gobernador del Banco de España ha afirmado que el objetivo del supervisor es el de garantizar que la estabilidad financiera se apoye en relaciones equilibradas entre los ciudadanos y los proveedores de servicios financieros.

La ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, se ha referido a las medidas que en los últimos meses se han adoptado desde su departamento para evitar el sobreendeudamiento de los ciudadanos a través de las tarjetas revolving o para proteger a los prestatarios con la ley de crédito inmobiliario.

La educación financiera en tiempo de crisis y riesgo de estafas

También el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, ha participado en el acto y ha reivindicado el papel de la educación financiera sobre todo en tiempos de crisis, cuando hay más riesgos en los mercados, cuando hay muchas familias en dificultades financieras y cuando la probabilidad de fraudes o estafas es mayor.

Asimismo, Albella ha destacado la importancia de una buena educación financiera, porque favorece una mayor calidad en la distribución de productos. «Nos gusta destacar la relevancia de la supervisión preventiva. Difícilmente cabe imaginar un efecto preventivo mejor que una buena educación financiera», ha resaltado el presidente de la CNMV, quien ha añadido que los ciudadanos han de saber y entender en qué invierten, que diversificar es prudente y que cualquier inversión implica costes que pueden influir en la rentabilidad de los productos financieros. Además, ha recordado que sólo hay que relacionarse con las entidades supervisadas, frente al riesgo que implican los chiringuitos financieros. «Queremos inversores formados que decidan responsablemente cuando inviertan. Y que la inversión con conocimientos suficientes esté al alcance del mayor volumen de ciudadanos», ha concluido.

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha explicado que en los últimos años el alumnado español ha logrado avances en educación financiera, pero ha reconocido que su puntuación aún está algo por debajo de la media de la OCDE.