Liberbank gana un 39% menos en plena negociación para fusionarse con Unicaja

El consejero delegado, Manuel Menéndez, anticipa que el proceso de integración será «rápido»

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Liberbank ha registrado un beneficio neto de 59 millones de euros entre enero y septiembre, lo que supone un 39% menos que en el mismo periodo del año pasado. La crisis del coronavirus ha impactado con fuerza en las cuentas de la entidad. Los resultados llegan en pleno proceso de negociación con Unicaja para volver a fusionarse, tal y como ya lo intentaron hace dos años. La entidad malagueña presentará sus cuentas la próxima semana.

En el resulado de Liberbank ha impactado de forma determinante el importe de 177 millones de euros que ha destinado a provisiones para paliar el impacto de la pandemia de coronavirus, de los que 108 fueron para sanear el crédito y «anticiparse a un mayor deterioro del escenario macroeconómico». Las acciones del grupo bancario, que engloba a las antiguas cajas de Asturias, Cantabria, Extremadura y Castilla La Mancha, repuntaron este martes un 3,9%.

Según ha informado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el tercer trimestre la ganancia neta se situó en 18 millones, similar a la obtenida en los dos periodos anteriores al estallido de la pandemia, 15 millones en el último trimestre de 2019 y 19 millones en el primero de 2020.

Pese al impacto de los rebrotes del coronavirus en este último trimestre, Liberbank explica que logró aumentar su actividad comercial, ayudado por la buena evolución de los canales digitales y remotos, con lo que todos sus márgenes se incrementaron a doble dígito.

De esta forma, el margen de intereses -que recoge la mayoría de los ingresos-, creció un 10,8 % interanual y se situó en 384 millones de euros, en tanto que el bruto -que añade las comisiones- aumentó un 13,9%, hasta 567 millones y el de explotación lo hizo en un 36 % y alcanzó los 277 millones.

La inversión crediticia productiva alcanzó al cierre de septiembre los 25.791 millones de euros tras crecer un 8,4% interanual, impulsado por la concesión de hipotecas, explica el banco, que añade la morosidad del conjunto de la cartera mejoró en doce puntos básicos, hasta el 2,9%.

Las nuevas formalizaciones de operaciones crecieron un 14,5% y se situaron en 5.755 millones de euros, en tanto que, en el conjunto del año, la cartera hipotecaria «performing» sumaba 14.720 millones de euros, un 7% más.

Hasta septiembre, la cuantía de financiación a empresas con aval del ICO alcanzó los 1.871 millones de euros, con una cartera «muy diversificada por sectores», con una exposición «limitada» en aquellos con mayor impacto previsto por el covid-19.

Los recursos de clientes alcanzaron al cierre del tercer trimestre los 32.955 millones de euros, un 7,3% más, de los que 26.530 millones corresponden a recursos en balance (+7,2%) y 6.425 millones son recursos fuera de balance, (+7,8%).

Los depósitos a la vista siguieron la tendencia de los últimos trimestres, debido a los bajos tipos de interés, y aumentaron un 15,2% interanual, hasta los 20.026 millones de euros, mientras que el ahorro a plazo continuó su disminución.

Además, Liberbank ha confirmado este lunes que el proceso de fusión con Unicaja, que ambas retomaron formalmente el pasado 5 de octubre tras un intento fallido en 2019 y que está actualmente en la etapa de auditoría recíproca, será «rápido».

«Cuando haya algo relevante se comunicará al mercado», ha dicho el consejero delegado de la entidad, Manuel Menéndez, en una rueda de prensa virtual para presentar los resultados obtenidos en los nueve primeros meses del ejercicio, marcado por la covid y por las provisiones, además del proyecto de fusión.

Menéndez ha insistido en el que el objetivo del banco es pagar el dividendo en metálico y retribuir al accionista también con programas de recompra de acciones cuando el supervisor lo permita (en 2021).

De momento, la entidad no acusa un gran impacto de la covid en sus cifras de negocio, que reflejan crecimientos de dos dígitos en todos los márgenes y también en los ingresos por comisiones, aunque admite que su cartera crediticia se beneficia del impulso de las hipotecas, la mitad de las cuales son a tipo fijo, algo muy positivo en un entorno de tipos bajos o negativos.

Menéndez ha quitado importancia al impacto de las moratorias en la cartera hipotecaria, una opción a la que se ha acogido el 6,4 % de la misma, y ha asegurado que la entidad no ve «señales de alarma» en ese terreno pese a las incertidumbres sobre la evolución de la covid.