Antonio Béjar, en una imagen de archivo. / JUAN MANUEL SERRANO ARCE

La Fiscalía pide los correos de un exjefe del BBVA en el 'caso Villarejo'

Apoya incorporar a la causa los 'mails' internos del exdirectivo Antonio Béjar para conocer por qué se contrató a Villarejo y qué alto cargo lo sabía, incluido Goirigolzarri

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

La Fiscalía Anticorrupción sospecha que en los correos electrónicos de un investigado en la pieza del BBVA del 'caso Villarejo' podrían aparecer nuevas fuentes de prueba. Por este motivo, ha pedido al juez que requiera a la entidad bancaria la documentación interna del exdirectivo Antonio Béjar para comprobar si mantuvo comunicación con otros altos cargos sobre la contratación del Grupo Cenyt, la mercantil del comisario jubilado José Manuel Villarejo.

El Ministerio Público está interesado en el intercambio de correos entre Béjar, a la sazón expresidente del Distrito Castellana Norte, el anterior consejero delegado Ángel Cano o el que fuera jefe de Riesgo Corporativo Manuel Castro. La intervención de Anticorrupción refuerza la estrategia de defensa de Béjar, una vez que el juez instructor de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, rechazó incorporar estas comunicaciones al procedimiento en un primer auto.

Estos correos también tendrían relación con el actual presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, en tanto que este, en su etapa como consejero delegado del BBVA entre 2001 y 2009, habría sido «conocedor de las razones de por qué se pidió una investigación patrimonial (de grandes morosos como las constructoras Martinsa, Colonial o Sacyr) y porqué se contrató a Kroll».

Esta empresa es una agencia de detectives que trabajó para la entidad y se hizo cargo de estas pesquisas. Sin embargo, Béjar declaró al juez que más adelante este cometido pasó a manos del Grupo Cenyt de Villarejo. Según dijo, Francisco González, expresidente del BBVA, estaba convencido de que varios de los grandes deudores tenían bienes ocultos.

Entre los correos requeridos también se encuentran algunos intercambiados con el jefe de gabinete de Goirigolzarri, Asís Alonso, con el consejero delegado de Bankia José Sevilla y con otros cargos relacionados con la contabilidad. Además, tendrían acceso a los mensajes intercambiados con el jefe de auditoría interna de BBVA, Joaquín Gortari, o con el que fuera jefe de seguridad Julio Corrochano, la persona que los investigadores vinculan directamente con Villarejo.

Precisamente, Béjar desveló al juez una conversación que mantuvo con González en la que este, siempre su testimonio, le dio la orden de contratar con las empresas que dijera Corrochano, excomisario de Policía como Villarejo. En los años de servicio de Cenyt al BBVA la entidad abonó 10,2 millones de euros por los trabajos de seguridad e inteligencia.