La presidenta de la Airef, Cristina Herrero, comparece en el Congreso. / EP

La Autoridad Fiscal duda de las previsiones del Gobierno y plantea una inflación del 5% en 2023

La presidenta del organismo habla de «carencias notables» en los Presupuestos Generales y advierte de un desvío de más de 9.000 millones en los ingresos estimados, por lo que dudaron de otorgar su aval

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

A la Autoridad Fiscal no le salen las cuentas con las que el Gobierno ha planteado su proyecto de Presupuestos Generales para 2023. La presidenta de la Airef, Cristina Herrero, cargó en su comparecencia en el Congreso contra unas previsiones que llegó a calificar de «poco realistas» en cuanto a las estimaciones de ingresos de este año. Para Herrero, la decisión del Gobierno de infraestimar los ingresos para contar con mayor margen más tarde -lo que ha reconocido en diferentes ocasiones la propia ministra de Hacienda-, «no es prudencia», sino plantear un escenario económico no realista.

La presidenta insistió en un desvío en la cifra estimada de ingresos de más de 9.000 millones de euros, una cifra injustificable a pocos meses del cierre del ejercicio. Por ello, acusó a los Presupuestos de nacer «viciados» porque no tienen una «previsión realista de cierre del año» y no contemplan la prórroga de las medidas para paliar la inflación, lo que «desvirtúa su utilidad» como instrumento de política económica. En este sentido, la Autoridad Fiscal calcula que el 50% del incremento de la recaudación de este año y el 75% de la prevista para 2023 se deben a la elevada inflación.

Según sus cuentas, el crecimiento económico previsto para el año que viene se queda en el 1,5%, frente al 2,1% planteado por el Ejecutivo, sobre todo por la composición del saldo exterior y el dinamismo de la inversión, teniendo en cuenta que la situación geopolítica y los precios de la energía «no son las condiciones más propicias para que las empresas aumenten su calidad productiva». Además, avisó de que los indicadores que maneja el organismo indican que el tercer trimestre ha habido un estancamiento del PIB y que en el cuarto habrá un «crecimiento negativo» de la economía. Aún así, proyectan un crecimiento superior al 4% este año, similar a la previsión del Gobierno, por la buena marcha del primer semestre.

Por ello, lamentó que las cuentas recién presentadas no incorporen las medidas previstas para paliar la crisis de la inflación esta misma semana -de más de 3.000 millones de euros-, con una cuantía tan importante como para «desvirtuar la calidad del Presupuesto». Además, confesó que tampoco saben si estas medidas se van a «prorrogar o va a haber otras nuevas» que aún no se hayan anunciado. Es más, según sus previsiones, sin medidas de ayuda la inflación podría superar el 5% el año que viene, advirtió Herrero, por lo que consideró «razonable» que este plan anticrisis continúe vigente en 2023.

Dudas para otorgar el aval

Señaló que el Gobierno no prevé que vayan a cambiar las circunstancias que hicieron tomar las medidas en 2022 y, de hecho, ya se han anunciado medidas que no habían sido incluidas en los Presupuestos solo una semana después de presentar estas cuentas. El plan presupuestario cuenta con dos escenarios, uno que incluye las medidas para hacer frente a la crisis generada por la guerra de Ucrania y otro sin estas medidas, por lo que Herrero habló de «deficiencias en la calidad informativa» de los Presupuestos.

Esta ausencia de información en términos de contabilidad nacional la calculó en más de 1.200 millones de euros, por lo que el organismo llegó a dudar de si otorgar su aval a los Presupuestos Generales. Herrero reconoció que en el organismo se planteó un «debate profundo» sobre qué hacer y criticó que las cuentas no incorporen «ni en términos de ajustes ni en ejecución del Plan de Recuperación».

Además, la Airef adelanta que aunque la previsión de déficit es del 3,3% para el año que viene, la prórroga de las medidas de 2022 lo elevaría al 4,6%, muy por encima del 3,9% que plantea el Gobierno en los Presupuestos.

Funcas desploma la previsión de 2023

Uno de los organismos económicos relevantes que faltaban en dar sus estimaciones de crecimiento era Funcas, que también cuestiona las previsiones presentadas por el Gobierno. En su caso de una forma más contundente que los demás: recorta la estimación de crecimiento para 2023 del 2% al 0,7%.

Los economistas consideran que el debilitamiento de la economía observado en los últimos meses se percibirá «con más contundencia en los próximos trimestres», fruto del estancamiento del consumo privado por la crisis energética y la inflación, «lo que lastra la confianza del consumidor», explicó Carlos Ocaña, director general de Funcas, durante la presentación del informe.

Sus previsiones son más optimistas para la primavera del año que viene, cuando registrará «uno de los mejores resultados de la eurozona». Según Raymond Torres, director de Coyuntura de Funcas, «tras un inicio de año en negativo, la recuperación del PIB a partir del segundo trimestre de 2023 permitirá que la economía española afronte el shock energético en mejor posición que la mayoría de países de la zona euro».