El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. / ARCHIVO

El Gobierno se pliega a un acuerdo con los autónomos solo a tres años

Escrivá retoma la negociación con los agentes sociales después de mes y medio de bloqueo pero sin una propuesta nueva sobre la mesa

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Tras mes y medio de bloqueo en la negociación, el Gobierno ha vuelto a sentarse en la mesa con los interlocutores sociales para abordar el nuevo sistema de cotización para los autónomos en función de sus ingresos reales. Se ha retomado el diálogo después de unas semanas en el que el malestar era más que evidente, tanto por parte del Ministerio de Seguridad Social hacia las asociaciones del colectivo como viceversa como entre las propias asociaciones, que mantienen posturas muy dispares y son incapaces por el momento de ponerse de acuerdo entre ellas. Y esto ya de por sí supone una noticia: el hecho de que todos hayan mostrado su predisposición a negociar.

La otra novedad es que el departamento dirigido por José Luis Escrivá ya ha confirmado oficialmente a los sindicatos y a las principales asociaciones de autónomos su disposición a acordar una propuesta de cotización con un horizonte a tres años, y no a nueve como era la intención primera del Gobierno, y después de este periodo ver cómo se ha evolucionado y cómo se puede seguir avanzando, tal y como había avanzado ya este periódico y según confirmaron este viernes fuentes presentes en el encuentro.

Pero no se ha avanzado más, pese a que desde el ministerio hayan enviado un comunicado diciendo que «en la reunión se ha constatado que se han realizado avances desde que comenzó la negociación y se han evidenciado puntos de encuentro». Porque, en realidad, todo ha quedado reducido a buenas palabras e intención por parte de todos de trabajar por un acuerdo. Pero en abstracto. No ha habido ninguna nueva propuesta ni un papel encima de la mesa.

«Es necesario que ahora redoblemos los esfuerzos para poder llegar a un acuerdo, negociar, negociar y negociar hasta que cerremos definitivamente un acuerdo global y conjunto», defendió Eduardo Abad, presidente de UPTA, que calificó la reunión de «muy positiva».

También mostró cierto optimismo Celia Ferrero, la vicepresidenta de ATA, quien valoró la «voluntad de todas las partes» por seguir avanzando para alcanzar un acuerdo. Ferrero indicó que esperan recibir en «los próximos días el 'feedback'» del ministerio. «Vamos a seguir avanzando y trabajando», apuntó.

Desde UGT, sin embargo, se mostraron «un poco decepcionados» por otra reunión en la que no ha habido ninguna propuesta y solo se ha hablado de «filosofía», según explicó a este periódico su secretario confederal, Fernando Luján.

Ahora tienen apenas mes y medio para pactar un acuerdo, aunque desde el Gobierno ya admiten que puede tratarse solo de un «acuerdo de mínimos» para cumplir así el compromiso dado a Bruselas y poder recibir otro tramo de ayudas de los fondos 'Next Generation'.