Una tienda de frutas y verduras. / ARCHIVO

España pierde más de 110.000 autónomos jóvenes en el último lustro

El colectivo que más se incrementa es el de mayores de 64 años, que suma casi 50.000 emprendedores más

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Emprender ya no es cosa de jóvenes. Contrariamente a lo que pudiera pensarse, ese espíritu de atrevimiento que conlleva poner en marcha una nueva actividad o negocio no prende entre los trabajadores de menos edad, sino al revés: precisamente entre quienes están finalizando su etapa laboral, aunque esto en realidad es más una válvula de escape al verse expulsados de sus empleos.

Los datos así lo corroboran: España ha perdido más de 110.000 jóvenes autónomos en el último lustro. Concretamente, en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) hay 110.428 afiliados menos menores de 44 años entre septiembre de 2018 y septiembre de 2022, según un informe publicado ayer por ATA. Sin embargo, se han incorporado al RETA 186.621 mayores de 45 años en los últimos cinco años; es más, el colectivo de autónomos mayores de 61 años ha crecido en más de 100.000 personas, una cifra que supera con holgura el número de nuevos emprendedores, que son poco más de 76.000 en el último lustro.

Demonizar y castigar el espíritu empresarial y emprendedor está teniendo consecuencias graves entre los jóvenes y nuestro tejido empresarial

lorenzo amor, presidente de ata

«Demonizar al empresario autónomo y al emprendedor está dañando el espíritu emprendedor entre los jóvenes españoles», se lamentó Lorenzo Amor, presidente de ATA, quien advirtió que «algo hacemos mal, todos, cuando entre la juventud la cultura del emprendimiento, del riesgo, del esfuerzo, no está calando».

«Castigo» a los emprendedores

Pero no solo eso, sino que el colectivo de autónomos mayores de 64 se ha elevado más de 41% en desde 2018, al incorporarse cerca de 50.000 afiliados más. Hay que sumar además otros cerca de 55.000 más entre los 60 y 64 años, grupo que ha experimentado un alza del 20%.

Desde ATA cargaron contra el Gobierno por «castigar el espíritu empresarial y emprendedor», algo que a su juicio «está teniendo consecuencias graves entre los jóvenes y nuestro tejido empresarial y también para el futuro de nuestros autónomos». «Estamos perdiendo generaciones de empresarios, estamos perdiendo jóvenes emprendedores», aseguró Amor, quien llamó la atención de que estos datos reflejan a su vez que aquellos que cumplen una edad no vienen reemplazados por autónomos jóvenes, lo que provoca que cada año se pierdan autónomos menores de 44 años.

Por franja de edad, los autónomos que más han crecido a lo largo de este año también son los mayores de 64 años: se han sumado 11.588 autónomos, lo que supone un incremento del 7,8%. Y son los autónomos entre 40 y 44 años aquellos que más han descendido en lo que va de 2022, con una pérdida del -2,8% de autónomos, seguidos del descenso en un -2,4% de aquellos autónomos que tienen entre 35 y 39 años.