El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. / E. P.

Escrivá admite «reuniones bilaterales» para negociar las cuotas de los autónomos

La Seguridad Social supera por primera vez los 20 millones de afiliados pese a la guerra y a la crisis de los precios

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

El Gobierno no ha hecho ninguna nueva propuesta a los autónomos sobre el nuevo sistema de cotización en función de los ingresos reales, pero sí ha estado dialogando a lo largo del último mes con las diferentes organizaciones que representan al colectivo e incluso ha manteniendo «algunas reuniones bilaterales» en las que «se intercambian materiales». Así lo confirmó este jueves el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, después de las informaciones aparecidas en algunos medios de comunicación que hablaban de que había puesto encima de la mesa recientemente un nuevo planteamiento con una rebaja de cuotas.

«Este ministerio no ha divulgado ninguna propuesta formal. Estamos negociando, estamos aproximando posturas y viendo cuáles son las posiciones», aseguró Escrivá, visiblemente molesto con este asunto. Además, negó que su planteamiento ahora sea consensuar las nuevas cuotas de los autónomos para los próximos tres años y luego revisarlas, tal y como propone ATA y UPTA. «En ningún caso», dijo rotundo. Pero sí se mostró dispuesto a modificar ese plazo de nueve años que en principio se dieron para desplegarla.

«Es una reforma estructural y estamos abiertos a distintas fórmulas que permitan buscar consensos y acuerdos en cómo transicionamos hacia esa situación final y somos flexibles, estamos abiertos a distintas posibilidades», señaló el expresidente de la Airef, quien no demostró mucho interés en convocar formalmente la mesa de negociación e invitó antes a las organizaciones a que aproximen posiciones, porque todavía son «muy divergentes».

Más de 180.000 nuevos empleos

Mientras tanto, el mercado laboral permanece ajeno a cualquier tipo de reforma en la Seguridad Social y, ni siquiera, -y esto es lo que más extraña- a la guerra en Ucrania o a la crisis de los precios. Abril será «de nuevo» otro mes «muy positivo» para el empleo, el segundo mejor de la historia, y se crearán unos 188.000 nuevos puestos de media (36.000 en términos desestacionalizados), según avanzó Escrivá en una rueda de prensa para presentar los datos a mitad de mes y previsiones a cierre.

Con este fuerte ritmo de creación de empleo en el entorno del 5% interanual, la Seguridad Social ha superado por primera vez en la historia los 20 millones de afiliados en la evolución diaria. El anterior hito se logró en julio de 2019, antes de la pandemia, cuando el sistema sobrepasó los 19,5 millones de afiliados. Ahora, en menos de dos años, y con una guerra de por medio, no solo lo ha recuperado, sino que hay en la actualidad más de 500.000 trabajadores más de los que se registraban en febrero de 2020, antes del inicio de la covid-19.

Pese a que a cierre de abril el sistema se quede por debajo de los 20 millones, el Gobierno confía en que esta cifra se quede corta y vaya creciendo a lo largo de los próximos meses. «Los 20 millones se van a quedar atrás e iremos por encima, en verano estaremos algunos cientos de miles por encima», puntualizó Escrivá.

Y, además, este récord se logra con empleos de mayor calidad y duración, puesto que en abril, cuando ha entrado plenamente en vigor la reforma laboral, se ha acelerado el aumento de la contratación indefinida y ya hay más de 800.000 contratos indefinidos más en los cuatro primeros meses que en el primer cuatrimestre de los años 2017-19. Este comportamiento «se aprecia incluso en sectores en los que suele haber un mayor nivel de temporalidad, como construcción, alojamiento o actividades administrativas de oficina».

Al mismo tiempo se han reducido drásticamente los contratos de muy corta duración, lo que ha conllevado un aumento sustancial de su duración: si en años anteriores casi el 70% de los contratos eran de menos de siete días, ahora este porcentaje es del 30%. En concreto, los contratos de un día han pasado de suponer el 34,1% de todos los que se firmaban en un mes al 14,3%. Además, el porcentaje de contratos que siguen vigentes a 12 abril entre todos los firmados desde el inicio del año ha crecido exponencialmente, pasando del 7,7% al 43,9%.

Además, el ministro destacó que este incremento de la afiliación se está produciendo «en un contexto especialmente complejo, por la guerra de Ucrania y sus efectos» y en el que el final de los ERTE y las prestaciones de autónomos vinculadas a la covid tampoco están teniendo un «reflejo negativo» sobre el funcionamiento del mercado de trabajo». Así, no se está produciendo un aumento de los ERTE ETOP, que se han estabilizado en el entorno de los 16.000 trabajadores.