Un pequeño comercio. / ARCHIVO

La patronal se abre a elevar las cuotas de los autónomos hasta los 400 euros

Envía su primera propuesta al Ministerio de Seguridad Social en la que plantea doce tramos que van desde los 212 euros hasta los 329 euros ya en 2023, elevándose progresivamente hasta 2025 para quienes más ganan

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

La negociación sobre el nuevo sistema de cotización para los autónomos en función de sus ingresos reales –que el Gobierno ha prometido a Bruselas poner en marcha el año que viene– no estaba tan paralizada como se creía por motivo de la crisis derivada de la guerra en Ucrania, sino que, con ciertas dosis de secretismo, ha continuado en estas últimas semanas. Pero de forma extraoficial y no con todas las organizaciones.

La última reunión pública del Ministerio de Seguridad Social con las asociaciones más representativas del colectivo y los sindicatos fue hace ya más de mes y medio, el pasado 28 de febrero, pero durante este tiempo el departamento liderado por José Luis Escrivá ha mantenido diversos contactos bilaterales con UPTA y UATAE para tratar de consensuar una nueva propuesta, según ha podido confirmar este periódico.

Sin embargo, ATA, la asociación mayoritaria que está integrada dentro de la CEOE, se ha quedado aparcada de esta ronda de conversaciones bilaterales al haber rechazado una nueva subida de cuotas para los autónomos en estos momentos de crisis y defender retrasar la aplicación del nuevo sistema hasta 2025, según aclaró este miércoles la patronal en un comunicado conjunto enviado por las tres organizaciones (CEOE, Cepyme y ATA). Los empresarios recalcaron que no han participado en ningún contacto informal que se haya podido celebrar desde el pasado 28 de febrero y que la última propuesta que conocen fue la que se les presentó en la reunión de ese día.

Sin embargo, y pese al enfado que una supuesta negociación a sus espaldas –que Seguridad Social niega– ha generado en ATA, la organización dirigida por Lorenzo Amor mueve ahora ficha y se mete de lleno en la negociación al enviar una propuesta propia al ministerio, algo que no había hecho hasta el momento, que supone una subida de cuotas para quienes ganan más de 1.700 euros al mes, aunque se trata de un alza significativamente inferior a la última que había planteado el Gobierno y pretende hacerla forma progresiva en tres años.

Las nuevas cotizaciones mínimas que plantean los empresarios oscilarán en 2025 entre los 205 euros mensuales y los 400,4 euros en función de doce tramos que dependerán de los rendimientos netos que tenga el autónomo, es decir, sus ingresos menos los gastos más las cuotas a la Seguridad Social menos el porcentaje de gastos que se acuerde en función de la tipología de autónomos, así como de sus bases mínimas. Las cuotas para quienes menos ganan son muy parecidas a las que propuso Escrivá el pasado 28 de febrero, pero ATA recorta considerablemente las cotizaciones de quienes más ganan, puesto que sitúa la mínima en los 400 euros en 2025, menos de la mitad de los 1.123 euros que planteó el ministro. Se mantiene la tarifa plana de 70 euros para quienes inicien una actividad, tal y como planteó Escrivá, aunque faltaría por concretar la letra pequeña.

Concretamente, la cotización mínima se sitúa en 205 euros durante los tres próximos años para quienes tengan unos rendimientos netos iguales o inferiores a 700 euros al mes, muy por debajo de la actual, que se sitúa en 294 euros. De igual manera, los cuatro siguientes tramos, que engloban a aquellos emprendedores que ganan más de 700 euros y hasta 1.500 euros, pagarán la misma cuota en 2023, 2024 y 2025 y será menor o igual que la de ahora.

Cuota menor para societarios

Hasta unos ingresos de 1.300 euros prácticamente se mantiene la propuesta del Gobierno del 28 de febrero. También se respeta también la propuesta de que los autónomos societarios, religiosos y familiares colaboradores, sin rendimientos, con pérdidas o ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), se sitúen en el tercer tramo y abonen una cuota de 264,55 euros, lo que supone una rebaja sobre la cuota actual.

A partir de los 1.500 euros de rendimientos netos la cotización mínima será superior a la actual y se irá elevando progresivamente un 0,7% anual para el tramo de 1.500 euros y, a partir de esta franja, se incrementan desde un 2% cada año hasta un 12% para el tramo más alto, que pagará 400,4 euros de cuota en 2025, año en el que se procederá a la revisión de este sistema.

No obstante, la CEOE advierte que esta propuesta está condicionada a que el autónomo pueda modificar su base de cotización hasta seis veces al año, se destope la base para los mayores de 47 años y se entienda que dicho sistema es de bases mínimas, lo que quiere decir que al autónomo podrá elegir libremente cotizar por una base superior a la que le corresponde con la única limitación de la base de cotización máxima existente.

Eduardo Abad, presidente de UPTA, dio la enhorabuena a la CEOE porque «por fin» ha puesto encima de la mesa una propuesta. «Estoy encantado de que se sumen y por fin entiendan que el sistema tiene que cambiar», señaló.

Temas

CEOE