Autónomos y pymes podrán pagar el 20 de mayo los impuestos de abril

El plazo para hacer frente a los próximos tributos se ampliará hasta el 20 de mayo y las pequeñas y medianas empresas y los trabajadores por cuenta propia podrán renunciar al sistema de módulos para pasar al de estimación directa.

CRISTINA VALLEJO / MADRID

Los autónomos y las pequeñas y medianas empresas no estarán obligados a pagar impuestos en el mes de abril, según ha adelantado la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, este viernes. Según ha avanzado que se aprobará en un próximo consejo de ministros, el plazo para el pago de los tributos que se abonan hasta el 20 de abril (IVA o retenciones de los trabajadores por IRPF, además del fraccionamiento del Impuesto de Sociedades) se ampliará hasta el 20 de mayo.

La titular de la cartera de Hacienda ha anunciado que su departamento trabaja para ampliar los plazos para la presentación y los pagos de las declaraciones tributarias de pymes y autónomos, para que ninguno de ellos tenga la obligación de hacer frente a los tributos en este mes de abril. De esta manera prevé ayudar el Gobierno a quienes tengan dificultades para cumplir con el fisco por el cierre de la actividad a que muchos agentes económicos se han visto obligados por el decreto del estado de alarma.

María Jesús Montero también ha afirmado que se habilitará un mecanismo por el que autónomos y pequeñas y medianas empresas podrán renunciar al sistema de módulos para pasar al de estimación directa. En el nuevo paquete de medidas fiscales que anticipó Montero también se incluirán modificaciones en el Impuesto de Sociedades, que no precisó.

La urgencia de la aprobación de estos cambios se mide en que el plazo para la domiciliación del IVA vence este miércoles, 15 de abril, es decir, un día después de un consejo de ministros ordinario. Lorenzo Amor, presidente de la organización de autónomos ATA, ha transmitido en twitter su resquemor: «(El) Gobierno estudia aplazar al próximo 20 de mayo la prestación de obligaciones tributarias de autónomos. Lo decidiría el martes 14 en consejo de ministros y se publicará el 15 de abril en el BOE. Último día de plazo de domiciliación».

Y en un comunicado, ha afirmado : «No se puede obligar a los autónomos a peregrinar a sus negocios a por las facturas y a las asesorías y gestorías a llevar la documentación para cumplimentar las obligaciones tributarias. Por eso lamentamos que el Gobierno no haya abandonado la sinrazón y continúe sin aplazar estas obligaciones tributarias teniendo en cuenta que estamos en estado de alarma. No nos cansamos de recordar que los autónomos acatamos las medidas sanitarias aprobadas para parar esta pandemia y nos quedamos en casa». Y ha añadido: «Estaremos muy pendientes de la publicación del BOE para ver lo que ocurre con estos aplazamientos de obligaciones tributarias».

Afectados

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estiman que el aplazamiento de impuestos afectaría a 2,9 millones de autónomos y a 220.000 microempresas que hayan registrado unas ventas de hasta 600.000 euros en 2019.

Asimismo, Gestha calcula que la posibilidad de que los empresarios puedan renunciar al sistema de módulos después del 20 de abril afectaría a 1,2 millones de microempresarios y de agricultores y ganaderos.

En el caso en que las pequeñas empresas también puedan cambiar el modo en que pagan el Impuesto de Sociedades para pasar al que usa como referencia la base imponible del primer trimestre, ello afectaría a 220.000 empresas, en el caso de que la medida se limite a facilitar el aplazamiento a compañías con ventas anuales de hasta 600.000 euros.

Demandas previas

De esta manera (tardía) recoge el Gobierno las inquietudes transmitidas en los últimos días, además de por las organizaciones de autónomos, por varios expertos. Así, el Consejo General de Economistas sugirió esta semana la ampliación de los plazos de ingresos de las autoliquidaciones de próximo vencimiento, establecimiento una fecha alternativa hasta el 1 de junio.

También Fedea planteó medidas en ese sentido, como la flexibilización de los plazos de ingreso y el ajuste del cálculo de los pagos a cuenta para que reflejen la capacidad de pago real de los afectados. Respecto a esta última cuestión, desde este ‘think tank’ se sugería, precisamente, que se garantizara el cambio automático del régimen de tributación desde los ‘módulos’ al de estimación directa, ya que éste mide los rendimientos reales derivados de los ingresos y gastos contabilizados, a petición del contribuyente.

Y, Gestha, por su parte, demanda una prórroga al 30 de septiembre de la Campaña de la Renta. Cuando se aprueben las nuevas medidas que ultima Hacienda, éstas se sumarán a las ya operativas: el Gobierno ya permite que las empresas y los autónomos puedan aplazar hasta 30.000 euros en el pago de impuestos durante seis meses, tres de ellos sin intereses.