La ministra Reyes Maroto preside la mesa de la Automoción en Zaragoza. / EP

El Gobierno destinará 10.000 millones de los fondos europeos a la automoción

La ministra de Industria descarta suspender la subida del impuesto de matriculación al ser una normativa europea, pero anuncia medidas que «compensen el impacto»

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Fabricantes, concesionarios y sindicatos han pedido que el Gobierno demore la aplicación del nuevo protocolo de emisiones WLTP, que supondrá la subida del nuevo impuesto de matriculación y que según los plazos actuales entrará en vigor el próximo 1 de enero y supondrá un incremento del precio de los vehículos. Sin embargo, la ministra de Industria, Reyes Maroto, ha confirmado este lunes tras la segunda reunión de la mesa de la automoción en Zaragoza que su aplicación «no depende del Gobierno», sino que la Comisión Europea estableció una normativa con unos plazos y España aprobó una moratoria hace dos años que finaliza el 1 de enero.

Por ello, Maroto aseguró que se están analizando qué medidas tomar para «compensar el impacto» que va a tener el sector por la subida del impuesto de matriculación. «El Gobierno ya demostró con esa moratoria que para nosotros el sector es muy importante y ahora habrá que analizar qué medidas pueden miniminzar el impacto de esta normativa». Así, explicó que no se puede cambiar el ámbito de aplicación de la medida que entrará en vigor el 1 de enero «en todos los países de la Unión Europea».

Las medidas que ayudarán a solventar el impacto y recuperar el sector estarán respaldadas por aproximadamente 10.000 millones de euros que la ministra anunció para los próximos tres años a través de los fondos europeos, lo que significa el 14% del total de los fondos 'Next Generation EU'. El objetivo del Ejecutivo es el desarrollo de un ecosistema de movilidad «sostenible, inteligente, seguro y conectado». «El objetivo es que sea una palanca para la recuperación económica y social en los próximos años«, subrayó Maroto.

Esta gran movilización de recursos se dividirá en tres ejes, donde el más importante será un plan de choque de movilidad sostenible, segura y conectada en entornos urbanos y metropolitanos, con un presupuesto de más de 6.000 millones. Se establecerán zonas de bajas emisiones, se desplegarán las infraestructuras de recarga y se impulsará el desarrollo de nuevos modelos de negocio, así como la modernización del parque público con vehículos limpios.

El segundo eje pasa por la implantación de la hoja de ruta del hidrógeno renovable, que movilizará más de 1.500 millones de euros, como una de las «palancas» de la reactivación económica, aseguró Maroto. Y como tercer eslabón, una línea de apoyo a proyectos estratégicos para la transición industrial dotada con más de 1.200 millones. Su objetivo es, según la ministra, impulsar la modernización del ecosistema nacional de la industria del automóvil a través de la conectividad 5G y la mejora de la eficiencia energética de toda la cadena de valor. «Se pondrán en marcha nuevos programas de ayudas para innovaciones tecnológicas en movilidad eléctrica», aseguró también Maroto.

Transformación de la planta de PSA

La ministra estuvo acompañada en su comparecencia del presidente de Aragón, javier Lambán, quien anunció que PSA ha presentado ya un proyecto al ministerio para transformar su planta de Zaragoza para la fabricación de más coches eléctricos. Este plan requiere una inversión que ronda los 230 millones de euros y es el Gobierno quien debe decidir ahora si aprueba estas ayudas en la convocatoria de proyectos para la transición industrial que se abrirá la semana que viene.

Lambán aseguro que este proyecto está elaborado en el marco del fondo 'Next Generation' y aborda la transformación de la planta hacia la electromovilidad para la fabricación de nuevas generaciones de vehículos eléctricos de amplia gama. Por su parte, Maroto admitió que PSA ha sido el fabricante «más ambicioso» respecto a los objetivos de descarbonización, ya que su plan es que en 2025 todos sus vehículos sean eléctricos.