Los empresarios quieren que se realicen pruebas de control de la covid pero que sean asumibles. Los test son fiables y más baratos que las PCR. / C7

El anuncio de las PCR frena las ventas y el sector turístico pide que se acepten test de antígenos

El Gobierno de Canarias negocia con el Estado para incluir estas pruebas. Las PCR escasean y tienen un alto coste en muchos países eurpeos

SILVIA FERNÁNDEZ las palmas de gran canaria.

El anuncio del Gobierno de España de que a partir del 23 de noviembre todo viajero extranjero que entre al país y proceda de una zona de riesgo tendrá que venir con una PCR hecha en origen ha parado en seco las pocas reservas turísticas que se estaban haciendo para Canarias a partir de diciembre en los distintos mercados emisores. La escasez que hay de estas pruebas en algunos países europeos, en los que solo se realizan cuando existe riesgo de tener la enfermedad, y su alto precio, que oscila entre los 150 y los 200 euros han derivado en un parón de las ventas e incluso en cancelaciones.

Canarias y su sector turístico reclaman desde hace meses este tipo de controles a la entrada para lograr hacer de las islas un destino seguro. Sin embargo, conociendo las dificultades que hay para la realización de las PCR en los países europeos y su alto coste, reclaman que se acepten como válidos los tes de antígenos. Según indican estas fuentes, son rápidos, fiables y accesibles. Su coste es muy inferior, de unos 15 euros frente a los 150-200 euros de la PCR. «Si una familia de cuatro miembros quiere venir a Canarias de vacaciones tiene que pagar de 600 a 800 euros en la PCR. Eso es imposible. Así no va a venir nadie», indican.

El parón que generó ayer en las ventas el anuncio del Estado y que afecta especialmente a Canarias, ya que es el único destino abierto este invierno, llevó al Gobierno regional a tratar de buscar una solución rápida. Según indicaron ayer distintas fuentes, desde primera hora de la mañana el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, y la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, iniciaron una ofensiva negociadora con el Gobierno de España para lograr que dé por válidos los test de antígenos antes del 23 de noviembre, cuando se exigirán.

La exigencia de las PCR ha inquietado a turoperadores y aerolíneas. Algunas de ellas tenían contratos previstos ya con laboratorios en sus países e incluso habíancomprado test de antígenos para realizárselas a sus clientes antes de viajar a Canarias. Ahora se ven desprotegidos.

«Necesitamos los test de antígenos. Son válidos, fiables , rápidos y más baratos», señala el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT), José María Mañaricúa. En el mismo sentido se expresa el director general de la cadena Be Cordial Hotels & Resorts, Nicolás Villalobos, que lamentó que el Gobiernod de España tome las decisiones sin escuchar al sector implicado. «Obligar a las PCR y no incluir otro tipo de pruebas como los test de antígenos es un disparate caro. El mensaje que se ha lanzado al mercado nos está haciendo daño», indica Villalobos, quien apunta que el sector está «contrariado» por una decisión que ha parado las pocas reservas que se estaban haciendo para diciembre y enero. «Necesitamos una rectificación urgente para volver a la venta», dice.

Villalobos va más allá y apunta a que las PCR para los viajeros extranjeros sigue dejando sin cubrir a los pasajeros nacionales.

En el mismo sentido se expresó ayer la secretaria de la Asociación de Hoteleros y Extrahoteleros de Las Palmas de Gran Canaria, Rosy Mujica, que advierte del perjuicio para la oferta alojativa legal de la medida. Como se recordará el decreto aprobado recientemente por el Gobierno (el 113/2015) obliga estos establecimientos a exigir la PCR para dar alojamiento. «Muchos peninsulares optarán por pisos turísticos ilegales porque nadie les va a exigir nada», indica.

Aboga por que desde el Gobierno se obligue a las plataformas a publicar solo las viviendas que tengan licencia como se ha hecho ya en otras regiones, como Baleares y Cataluña. «No entendemos por qué aquí no se hace».