Borrar
AVELINO GÓMEZ

Alemania cede y la UE aprueba la prohibición de los vehículos diésel y gasolina a partir de 2035

Las autoridades comunitarias llegan a un acuerdo con Berlín para desbloquear la ambiciosa normativa que regulará el futuro de los coches impulsados con e-combustibles

Olatz Hernández

Sábado, 25 de marzo 2023, 10:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Tan solo un día después de que Alemania suavizara su postura sobre la prohibición de los vehículos de combustión en la Unión Europea (UE) a partir de 2035, los Veintisiete han llegado a un acuerdo. Finalmente Berlín ha desbloqueado la norma -clave para el paquete de medidas climáticas del bloque- a cambio de que se garantice la matriculación de coches impulsados por e-combustibles a partir de esa fecha.

El acuerdo ha sido anunciado por el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, en sus redes sociales. «Ahora trabajaremos para que la regulación sobre los coches que emiten dióxido de carbono sea adoptada lo antes posible y el Ejecutivo europeo llevará a cabo los pasos legales necesarios para ello», ha celebrado.

La legislación para vetar la matriculación de coches y furgonetas con motores de combustión se frenó en el último momento por el bloqueo de Alemania. El Gobierno federal, el principal fabricante de vehículos de la UE, pedía a Bruselas «más garantías» para que los vehículos impulsados con combustibles sintéticos pudieran matricularse más allá de 2035. Este viernes, el diario alemán 'Der Spiegel' daba a conocer que Berlín había «suavizado su postura» y había enviado una «propuesta de compromiso» a la Comisión Europea por mail.

A falta de que se conozca el acuerdo en detalle, el entendimiento ha llegado a través de un acto delegado, que modificaría algunos aspectos del texto pactado por los Veintisiete, el Ejecutivo comunitario y la Eurocámara. Los países europeos se habían negado en bloque a renegociar y redactar el documento, ya que el proceso llevaría años. A cambio, Alemania habría logrado que Bruselas creara una categoría especial para los vehículos impulsados por combustibles sintéticos, tal y como demandaba.

La nueva normativa reducirá un 55% la fabricación de coches de combustión de diésel, gasolina e híbridos para 2030 y un 50% la de furgonetas, antes de vetar completamente su venta cinco años después. Eso sí, esta medida abre la puerta al desarrollo de otros que funcionen con motores de combustión «alimentados exclusivamente con combustibles neutros en dióxido de carbono».

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios