Miles de turistas haciendo cola en los controles fronterizos de la T4 de Barajas. / RC

El brexit y la falta de policías provocan que 5.000 viajeros pierdan su vuelo cada mes

Las aerolíneas denuncian los escasos puestos de control de pasaportes, que hacen colapsar los pasos fronterizos en los aeropuertos con más tráfico turístico, pero Interior lo niega

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Todos los turistas españoles que cogen un avión hacia un país de fuera de la Unión Europea o los que llegan a nuestro país procedente de ellos deben pasar un control de pasaportes que desde que Reino Unido salió de la UE están «colapsados». Así lo reconocen fuentes del sector aéreo, que denuncian que solo en Semana Santa perdieron su vuelo de conexión en el aeropuerto de Madrid-Barajas 3.000 turistas a causa de las largas esperas en los pasos fronterizos.

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) pide que se refuerce la dotación policial en los aeropuertos con mayor tráfico internacional. Para hacerse una idea de la situación, el puesto fronterizo del aeropuerto de Madrid está dotado para un total de 902 efectivos de la Policía, pero solo están cubierto al 75%, muy por debajo del 93% de 2019 y 2020, antes de la pandemia. En una respuesta parlamentaria a Vox, que ya en enero preguntó al Gobierno por este asunto, aseguraron que el descenso en el número de efectivos fue debido al «gran descenso del tráfico aéreo internacional» a causa de la covid. El problema es que ahora que este tráfico ya casi se ha recuperado en su totalidad, los efectivos policiales siguen en mínimos.

En la terminal 4 (T4) del aeropuerto de Madrid, donde Iberia opera sus vuelos nacionales e internacionales, hay muchos problemas. Fuentes de la aerolínea reconocen que cerca de 15.000 clientes han perdido su vuelo desde el pasado 1 de marzo, una situación «que no se la puede permitir» un país que vive del turismo y al que llegan en avión el 80% de los turistas que visitan España cada año, critican desde Iberia.

Dos de cada mil pasajeros

De esta forma, 5.000 personas perdieron su conexión cada mes en promedio desde marzo hasta ahora, lo que representa el 0,2% del total de pasajeros internacionales que volaron haciendo escala en Barajas en el mes de abril, que según datos facilitados por ALA ascendieron a 2,93 millones de turistas, el 10% de ellos desde o hacia Reino Unido. Esto significa que 2 de cada 1.000 personas que viaja a un tercer país a través de Madrid perderán su vuelo por el caos en los controles de pasaportes.

Controles automáticos de pasaportes cerrados en la T4 de Barajas. / RC

Sin embargo, fuentes del Ministerio de Interior niegan «categóricamente» que se estén produciendos «retrasos significativos» en los controles, alegando además que estos filtros policiales «son reforzados siempre que es necesario». Además, destacan que de cara al verano pondrán en marcha los «refuerzos tradicionales» con más de 200 efectivos adicionales en Barajas. Contrariados por estas informaciones, las mismas fuentes señalaron que se trata de «noticias cíclicas que son alimentadas de forma interesada con cifras que el emisor no demuestra ni contrasta».

Pero las aerolíneas denuncian que no solo son turistas internacionales que visitan nuestro país los que se enfrentan a estas colas, sino también todos los españoles que hacen escala en Barajas para ir o volver de algún destino fuera de la Unión Europea -incluido Reino Unido-. Una situación que se agravará este verano al multiplicar los vuelos gracias a la apertura al turismo de la mayoría de países del mundo.

Desde la patronal del sector aéreo aseguran que las mayores congestiones de tráfico de pasajeros se dan en los aeropuertos con más tráfico turístico, como son los de Madrid, Málaga, Alicante, Palma de Mallorca o Tenerife Sur. Por ello piden que se permita de forma excepcional a los pasajeros con origen o destino Reino Unido pasar por los controles automáticos de pasajeros para «agilizar el tráfico».

Recolocación en otros vuelos

¿Y qué pasa con estos miles de viajeros que se quedan sin conexión? La patronal asegura que este problema responde a una causa ajena a las compañías porque se debe a la congestión en los controles de pasaportes, por lo que no tienen la obligación de compensar a estos pasajeros.

Sin embargo, aseguran que las aerolíneas están reubicando a estas personas en otros vuelos para no dejarles tirados en los aeropuertos españoles. En Iberia detallan que este mismo lunes han tenido que retrasar la salida de un vuelo con destino a Buenos Aires al darse cuenta de que faltaban más de cien pasajeros que se habían se habían quedado colapsados en los controles. Las mismas fuentes explican que lo más normal es que se recoloque a los pasajeros en otros vuelos.