Imagen de Andrew Albicy en una sesión claretiana de esta semana. / CB GRAN CANARIA

Baloncesto

Unicaja, test exigente para acrecentar la línea ascendente

El CB Gran Canaria busca este sábado una tercera victoria seguida que le acerque aún más a la zona noble, ante un rival reforzado y necesitado de triunfos

Óscar Hernández Romano
ÓSCAR HERNÁNDEZ ROMANO Las Palmas de Gran Canaria

Vive momentos de felicidad actualmente el CB Gran Canaria. Sin lesionados y con una plantilla de 13 jugadores de primer nivel para poder rotar con solvencia, a su liderato en la EuroCup se le suman dos triunfos seguidos en la Liga Endesa que ratifican una mejoría que espera reforzar este sábado ante un Unicaja muy mejorado con sus nuevas piezas y necesitado de triunfos.

Se presenta en el recinto de Siete Palmas (19.45 horas, Movistar Deportes) un rival muy diferente al que cayó en Málaga ante los claretianos por la mínima (79-80). Su lavado de cara es notable desde entonces. Ibon Navarro ocupa ahora el banquillo que por entonces dirigía Fotis Katsikaris, extécnico de los amarillos. Y su plantilla se ha reforzado con los centímetros de Dejan Kravic y Cameron Oliver, pívot y ala-pívot, respectivamente, de calidad contrastadas, y la dirección de otra pieza notable como es el base americano Matt Mooney.

Si a esas llegadas se les une los que ya estaban, como Abromaitis, Brizuela, Bouteille, Barreiro, Francis Alonso, Díaz..., está claro que lo que tiene en sus manos Navarro no es una plantilla para estar más preocupados por la zona de abajo que por los puestos de Playoff, objetivo obligado por caché tanto para los andaluces como para los grancanarios.

Advierte precisamente Porfi Fisac, entrenador jefe de los amarillos, de esa mejoría malagueña, la que le ha aportado presencia física a una plantilla ya siempre, de por sí, competitiva en la exigente Liga Endesa. Se alegra además el profesional segoviano de tener que prescindir de un jugador, un lujo en los tiempos que corren y que llevará, muy posiblemente, a dar descanso a uno de sus interiores, teniendo en cuenta su nómina extensa en esa parcela en concreto.

Fue Oliver Stevic, reconvertido a ala-pívot para no cargar las piernas de Shurna, el que se tomó un merecido descanso el pasado miércoles ante el Bursaspor turco, lo que ofreció los primeros minutos para un Olek Balcerowski aún en pleno proceso de readaptación en la plantilla.

Pero independientemente de quién se quede sin vestir, lo que realmente importa es seguir sumando para escalar posiciones. No está lejos el Granca de la zona noble, de un Playoff al título más o igual de caro a lo habitual, y del que quiere agarrarse lo antes posible para volver a codearse con los mejores para su propia supervivencia, primero, y la alegría de una afición huérfana de satisfacciones en los últimos tiempos.