Miguel Ángel Ramírez, presidente de la UD Las Palmas. / UD LAS PALMAS

El valor de mercado de la UD se eleva a los 500 millones de euros tras la tasación de CVC

La auditoría externa realizada por el fondo de inversión que ahora es el socio industrial de LaLiga pondera la gestión del club con una estimación récord

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

El valor de mercado actual de la UD Las Palmas es de 500 millones de euros, una cifra que, en caso de ascenso a Primera, se multiplicaría por dos. Así se refleja en la tasación realizada por el fondo de inversión CVC, convertido en socio industrial de LaLiga después de inyectar 2.700 millones de euros destinados a los clubes, y que, «como fiel reflejo» a la cuantía patrimonial de la entidad, es el resultante de sumar el 10% de los derechos de televisión, 37,5 millones que ha venido a ser la asignación final en este reparto de un total de 375 millones, los 40 millones a los que ascienden los bienes de la UD sin considerar a los futbolistas, abonos, taquillas o márketing, pero sí a la Ciudad Deportiva de Barranco Seco, y los 60 millones correspondientes a la plaza en Segunda División.

Hay que subrayar que la valoración realizada por el fondo de inversión es objetiva, esto es, paga en función de su estimación, lo que otorga una credibilidad cierta a este valor de mercado que supone un hito en la historia de la entidad y sublima el modelo de gestión impuesto desde que Miguel Ángel Ramírez llegó a la presidencia: asumió el mando en 2005 con un pasivo de 76 millones de euros y en Segunda B y, dieciséis años después, y con una Ciudad Deportiva financiada con fondos propios que ya es una realidad, tiene a la UD entre los cinco mejores clubes de Segunda en estimación financiera según los parámetros de CVC e, incluso, por encima de algún equipo de Primera División, casos del Rayo Vallecano, Elche, Cádiz o Mallorca, que han percibido menos en este reparto, que ha cribado en función de los repartos de televisión de los últimos seis años, las categorías en las que se compitiió y las clasificaciones finales a la conclusión de cada ejercicio.

Especialmente llamativa es la comparación con el CD Tenerife, que cobra casi cuatro veces menos de las cantidades invertidas por CVC, lo que consolida la posición hegemónica de la UD y la convierte en una de las principales empresas del archipiélago por el valor de mercado ya mencionado.

Tebas bendice desde hace años la administración de Miguel Ángel Ramírez: «Es una entidad modelo, un ejemplo a seguir»

A la tasación de la CVC se une el elogio encendido de Javier Tebas, presidente de LaLiga, a la administración llevada a cabo por el consejo de administración actual: «La UD es un club que es modelo en su gestión responsable, lo que le ha permitido reducir en los últimos años su deuda, estar al día con jugadores y Agencia Tributaria, también al corriente en el convenio de acreedores... Todos los clubes de España deberían seguir su ejemplo. El club fue pionero en un proceso concursal y, como ya dije antes, marcó un ejemplo a seguir para el resto. En las reuniones de la Liga nos referimos a la UD como el camino para los clubes en situación complicada que buscan la salvación», expuso años atrás, en una entrevista concedida a este periódico, y en su análisis a la evolución de la entidad, incidiendo en el mérito que comportó salvar una situación de quiebra técnica como la que se dio en 2005: «Lo que ustedes han vivido aquí con la UD es algo único y privilegiado por todas las circunstancias, pero para nada fácil. Han de valorarlo muchísimo. En otros clubes no ocurrirá lo mismo». Las palabras de Tebas han tenido el refrendo contable del fondo de inversión internacional CVC con la distribución fijada y que no ha podido tener mejor impacto en el prestigio institucional.

Hay que recordar que esos 37,5 millones se cobrarán en cuatro años y con plazos ya estipulados: un 10% en el mes en curso, el 24% en octubre y el 66% restante se fraccionará, en tres partes iguales, en junio de 2022, 2023 y 2024.

Además, LaLiga ha exigido a sus agremiados que destinen distintos porcentajes a determinados gastos, es decir, que cumplan con una serie de parámetros establecidos que garanticen la naturaleza de la inversión de CVC y que no persigue otro fin que el de fomentar el crecimiento y cotización del fútbol español.

Así, la UD deberá destinar el 70% de esos 37,5 millones a infraestructuras, un 15% podrá emplearse en la contratación de jugadores pero durante tres años y a partes iguales (en números redondos, un millón anual para incrementar la masa salarial), y el 15% restante irá para la digitalización y modernización de la entidad.