Turno para la venganza amarilla

12/05/2019

Partido con tintes de revancha en el Gran Canaria. El Córdoba, que no volvía a la isla desde que consumó su ascenso el 22 de junio de 2014, podría descender a Segunda División B. Caprichos de la vida, la UD podría hundir a los andaluces

Todavía con el funesto recuerdo del 22 de junio de 2014, la UD recibe a un Córdoba en horas bajas y que, sin ser capaz de gestionar aquel díscolo ascenso, continúa en caída libre hacia la categoría de bronce del fútbol español. Casualidades del destino, o caprichos, según cómo se mire, el conjunto andaluz visita el Gran Canaria en plena pelea por su supervivencia. Con impagos, calamidades varias y resultados pésimos, los blanquiverdes necesitan un triunfo para amarrarse a las pocas posibilidades que le quedan de salvar la temporada. Así pues, Las Palmas podría ejercer de verdugo y mandar al cuadro califa a Segunda División B.

En juego, poco más que el orgullo para los amarillos que, de ganar, se tomarían la particular revancha del Cordobazo y, cómo no, certificarían el descenso del equipo andaluz. A estas alturas de la temporada queda poco por lo que luchar, pero el honor y el respeto hacia el escudo es a lo que se están encomendando los hombres de Pepe Mel para seguir compitiendo. Con todo, la Unión Deportiva tratará de dejar los tres puntos en la isla para quedarse tranquila ya y comenzar a pensar en la campaña que viene, que no será nada fácil, visto lo que ha pasado este curso.

En un año para olvidar, en el que el único objetivo, el ascenso, quedó demasiado grande y lejos, ya solo queda darle la alternativa a los chicos de la cantera y Mel lo sabe. Es por ello que Carlos González podría debutar esta tarde con la primera plantilla. El atacante grancanario entró ayer en la lista de convocados y podría seguir el camino de Cristian Cedrés, Toni Robaina y Josep Martínez, que ya saben lo que es vestirse de corto con los mayores.

El técnico madrileño variará muy poco su once inicial. El único cambio cantado es el obligado. La expulsión de David Timor en el derbi del Heliodoro Rodríguez López condiciona el equipo titular y Mel apostará por Javi Castellano, que acompañará a Galarreta en la sala de máquinas.

En el resto del equipo, pocos movimientos se esperan, aunque tanto Fidel como Rafa Mir son serias opciones para salir de inicio. En la portería repetirá Josep. El joven valenciano se ha ganado su sitio a base de intervenciones de manual y volverá a poner el cerrojo en su meta. Por delante, la línea de cuatro parece clara. Las lesiones de Cala y Aythami Artiles ayudan. En el lateral diestro repetirá el incombustible Álvaro Lemos. Por la izquierda, veteranía y experiencia con Alberto De la Bella. En el eje de la zaga, el eterno capitán David García y Eric Curbelo, que volverá a exhibir, sin duda, compromiso y pundonor. Por delante, otra línea de cuatro futbolistas. Galarreta tratará de poner el fútbol amarillo, mientras que Javi Castellano sacará la escoba, como suele acostumbrar, para realizar el trabajo sucio en el centro del campo. En los costados, con Cristian Cedrés, jugador de Las Palmas Atlético, como fijo por méritos propios, solo queda una plaza. Por ella pelearán Mir, Fidel y Danny Blum. Este último, el extremo alemán, parte con ventaja puesto que parece haber convencido al entrenador. Arriba, Sergio Araujo y Rubén Castro sacarán pistolas para fusilar al Córdoba.

En tanto en cuanto al equipo andaluz, inmerso en una grave crisis institucional y con problemas de impagos, podría sellar la pérdida de la categoría hoy mismo. Su técnico, Rafa Navarro, apela al orgullo cerrar un curso que se le está haciendo cuesta arriba y en el que ya se están poniendo las bases para un futuro en Segunda División B. Y la presencia del joven Chuma, delantero del filial de Tercera, se enmarca dentro de ese proceso de cambios que será drástico en cuanto se certifique el adiós a Segunda.

El extremo Jaime Romero y el delantero Carrillo no viajaron por lesión a la isla. Menéndez, fijo en el lateral izquierdo, se cayó de la citación tras el último entrenamiento, igual que los habituales Manzambi, Quezada, Blati y el central Álex Quintanilla, por decisión técnica.

Con todo, y con las vueltas que da la vida, Las Palmas podría sentenciar al Córdoba, equipo que subió en Gran Canaria cuando ya se celebraba el ascenso amarillo. La UD batallará para sellar su tranquilidad y, para los rencorosos, hundir a los andaluces.