Sergio Araujo, uno de los futbolistas más destacados estas jornadas atrás, se amarra su bota derecha en el césped de Barranco Seco. / UDLP

Otro trámite que resolver para la UD

La UD visita Gijón para medir fuerzas contra un Sporting (18.00 horas, El Molinón) que se está jugando entrar en promoción de ascenso con el deseo de que esto acabe ya

Kevin Fontecha
KEVIN FONTECHA Las Palmas de Gran Canaria

La UD afronta una nueva cita del calendario con el ruido de los despachos de fondo. Hoy le toca medir fuerzas ante un Sporting de Gijón que pelea de lleno en los puestos de promoción de ascenso, en un escenario además de enjundia y ante un equipo que esta temporada es ejemplo de cómo hacer las cosas con una plantilla algo justa. Y lo hace en medio de la tormenta. Con todos los focos puestos en la posible continuidad de Pepe Mel en el banquillo y tras caer ante el Zaragoza en el Gran Canaria el fin de semana pasado, la victoria, aunque está más cara que nunca, debe ser la meta para apagar fuegos. Porque Las Palmas solo ha cosechado cuatro triunfos en los últimos 17 encuentros, una cifra que mermó toda posibilidad a los amarillos de colarse en la disputa de los gallitos y que, cómo no, ha puesto en duda muchas cosas.

El entrenador madrileño es consciente de que todas las miradas están puestas en él, pese a que saldara con creces el objetivo prioritario del club este año, que no era otra cosa que la permanencia en la categoría. También resolvió otra de las líneas claves del club, que era rejuvenecer la plantilla y apostar por la cantera isleña, con jugadores que puso en valor como Pedri, hoy deleitando a todos al lado de Messi en el Barça. Aun así, la desgana de algunos de sus pupilos sobre el verde, la sangría defensiva que situó al cuadro grancanario entre alfileres y algunas derrotas que aún escuecen invitan a Ramírez, Helguera y Tino Luis a meditar, y mucho sobre el proyecto ganador prometido para la campaña que viene. Mel sabe lo que es ascender y tiene cuerda para rato. De hecho, insiste en la idea y en sus capacidades. Cree en ella. Así pues, en Gijón tiene una nueva oportunidad de decantar el debate hacia su tejado.

No será tarea fácil. Mucho menos con un Sporting que no puede regalar absolutamente nada y que está en la sexta plaza de la tabla en igualdad de puntos con el Rayo Vallecano. Ahora mismo, los asturianos marcan la frontera con los puestos de privilegio. Los que dan opciones a un billete hacia la élite. Y ahí en medio, después de un mar de dudas, estará Las Palmas para presentar batalla. Porque aunque ya no se aspire por nada, cada escalón que se suba antes de dar por cerrada la competición supondrá una pequeña dosis de oxígeno en las arcas del club, por eso de los repartos televisivos.

Para ello Mel mantendrá a Valles bajo los palos, pues está siendo uno de los jugadores que mejor está acabando el curso. En línea de cuatro, y con Cardona señalado después de cometer dos penaltis el otro día, podría haber cambios. Si sale el argentino, Álex Suárez se mantendrá, pues Eric parece fijo esta tarde. En la izquierda entrará Dani Castellano por la ausencia de Benito Ramírez. En la derecha, no hay dudas. Con la sanción de Lemos, Ale Díez es fijo. Por delante, en la sala de máquinas, con Sergio Ruiz como indiscutible, Fabio pugna con Kirian por un hueco. En las bandas podría haber novedades. Araujo apunta a la izquierda, permitiendo la entrada de Mujica en la punta, acompañando a Jesé. En la derecha, Aridai tiene todas la papeletas. Y salga quien salga, tendrá que justificarse. Helguera está al acecho.