Toni Robaina dirige ahora al San Pedro Mártir. / fotos: cober servicios audiovisuales

Toni Robaina: «Que empaten y les sirva a los dos para ascender»

El que fuera jugador de ambos equipos en la década de los noventa admite que la tierra le tira pero que «nunca» desearía una derrota a los blanquiazules

Ignacio S. Acedo
IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Jugó derbis con los dos equipos («siempre en la Copa del Rey, todos intensos, aunque me tocó ganar y, también perder», recuerda) y protagonizó una de esas historias de idas y venidas entre UD y Tenerife que dejaron huella en la afición. Tanto aquí como allá dejó señuelo de futbolista único. Toni Robaina (Las Palmas de Gran Canaria, 1974) contempla ahora el clásico canario desde sus ojos de entrenador, ya al mando del San Pedro Mártir.

-¿Corazón dividido?

-Fue para mí un orgullo jugar en UD y Tenerife, aunque confieso que me tira un poco más el Tenerife porque lo que viví allí fue grandioso. Jugar en Primera División y la UEFA en la mejor época que ha tenido el club en su historia es algo que te marca. Eso sí, jamás olvidaré mis inicios en mi tierra, en la UD, pese a que fueron tiempos muy complicados.

-Toni Robaina quiere que gane...

-Voy con el fútbol canario. Soy de la UD porque nací aquí y le debo muchísimo al club. Pero jamás querré que pierda el Tenerife porque mis años allí me regalaron grandes experiencias. Lo ideal para mí, que empaten y que ese punto a final de la temporada les valga a los dos para ascender.

-Sus derbis fueron se salieron siempre de la norma, pues ganó el que no contaba. Siempre aquella UD que estaba por debajo del Tenerife.

-Fueron eliminatorias de Copa increíbles. Me tocó vencer con la UD que estaba en Segunda B y frente a un Tenerife de Primera y, ya en el Tenerife, perdí ante la UD, que seguía muy por debajo del Tenerife pero que se crecía en aquellos cruces. También hubo un derbi amistoso por mi traspaso. Fueron todos especiales, aunque más cuando el resultado acompañaba.

-Habla de su traspaso al Tenerife y en el que todos salieron ganando.

-La UD estaba en un momento crítico y ese dinero le vino perfecto para pagar deudas. Yo salí ganando porque me marché a un Tenerife de Primera y allí pude rendir muy bien. Creo que la gente, independientemente de los colores, entendió que la operación fue beneficiosa para las partes. Siempre llevé a la UD en el corazón.

-Fue compañero de Ramis en el Tenerife. ¿Qué piensa de su manera de dirigir al equipo?

-El año pasado lo llevó hasta la final por el ascenso y ahora, aunque le ha costado un poco, vuelve a tener al Tenerife en buena dinámica. De jugador, al ser central, recuerdo que siempre andaba ordenándonos, pidiendo a los compañeros. Creo que esa filosofía, la de que el equipo esté bien colocado, es la que ha hecho muy reconocible al Tenerife a sus órdenes. Esa actitud colectiva en el campo es la que muchas veces te permite sacar los partidos adelante y más en una categoría como la Segunda División, en la que no hay mucho talento y los pequeños detalles marcan la diferencia.

-Y de la UD, ¿qué destaca?

-Bueno, el rol de Viera nadie lo discute. Abarca mucho campo, hace que el juego gire a su alrededor. Depender de él para la UD es una suerte porque Viera es un futbolista increíble. Pero es una pena que jugadores como Vitolo o Sandro hayan estado más tiempo lesionados que en el césped, Pejiño acaba de salir de una lesión, a Moleiro no lo veo con tanta importancia como la que tenía la campaña pasada... Sin duda, Viera rodeado de estos futbolistas podría dar más todavía. A veces lo he visto muy solo. Me gusta la dupla Loiodice-Mfulu... Es que la UD tiene una plantilla espectacular.

-¿Para ascender a Primera, al fin, al término de esta campaña?

-La UD tiene un señor equipo, pero la Segunda División es muy complicada y queda muchísimo. No se puede olvidar la dificultad de esta categoría. Puedes empezar bien y caerte o al revés y terminar recuperándote. Hay siempre fases buenas y otras de dudas. Lo importante es tener regularidad y personalidad. Veo un buen bloque y de garantías y es importante que se recuperen pronto los lesionados. Se puede ser positivo con Las Palmas esta temporada, pero siendo conscientes de que no se ha logrado nada. Los puntos que tienes no te los va a quitar nadie, pero todo está por decidir. Ojalá en junio podamos hablar de que todo acabó bien y con el equipo en Primera.

-¿Y esa aventura ahora en el San Pedro Mártir?

-Llevo bastante tiempo en el fútbol de formación, con niños y chavales, pero, tras el parón de la covid, paré y me planteé coger un proyecto de juveniles para arriba. Me apetecía y sentí que era el momento. Llegó esta opción, salió adelante y muy contento e ilusionado que estoy. La pasada semana debuté y pudimos ganar. Pero hay que seguir.