Rafael Yuste, vicepresidente del Barcelona, Rafael Méndez, consejero de la UD, y Matías García, director general de Inforcasa, arropan a Pedri al recibir el Premio CANARIAS7-Germán Dévora. / FC BARCELONA

Pedri pasa revista: Viera, Moleiro, el ascenso...

El jugador internacional del Barcelona analiza a la UD desde el optimismo, aunque advierte de que «puede perjudicar» que se hable demasiado de subir

IGNACIO S. ACEDO Barcelona

Residente el barrio barcelonés de Sant Just Desvern («que está cerca de todo»), todavía pendiente se aprobar el carné de conducir («ya tengo el teórico, pero el examen de prácticas me coincidió con las vacaciones que me dieron en septiembre y preferí irme a casa unos días a descansar») y «encantado» de tener el mejor chef particular del mundo («vivo con mi hermano, que estudió cocina, y las comidas son siempre de diez»). Son trazos de la cotidianeidad de una estrella llamada a relucir con más fuerza pero que conserva el rasgo que le hace más mágico: la sencillez. Pedri compartió con CANARIAS7, sobre el césped de la Ciudad Deportiva Joan Gamper, una amena conversación, luego de recibir el premio que otorga este periódico y que apadrina Germán Dévora, en la que, como no podía ser menos, además de mostrar su perfecta adaptación a la vida que lleva en Barcelona («estoy muy feliz desde que llegué y a todos los niveles»), las referencias a la UD Las Palmas fueron inevitables. Con el actual proyecto en ciernes y el reto de acometer ese ascenso a Primera que tanto desea la afición. El jugador internacional es optimista en este ambicioso reto, pero aconseja sin dejarse llevar por el corazón: «Ha venido Viera, que es un fuera de serie, pero creo que perjudica al equipo hablar tanto de ascender. Creo que hay que ir poco a poco, partido a partido y ya se verá donde se acaba la temporada».

Abundando en la figura de Viera, con el que jugó de amarillo en el primer tramo de la temporada 2019-20, quiso ser agradecido por la huella que dejó en él la influencia del actual capitán de la UD: «Me alegra volver a ver a Jony en el equipo. Me enseñó muchísimo y sé que le va a dar alegrías a la gente».

Y en el elenco de nombres propios, obligado el de Alberto Moleiro, paisano suyo, con el que compartió residencia en la Casa Amarilla y que ahora, a semejanza suya, está batiendo registros de precocidad en cuanto a prestaciones e influencia y, para mayor paralelismo, a la orden a Pepe Mel, el mismo técnico que le hizo debutar : «Tengo buena relación con él, a veces hablamos. Se está viendo que tiene muchísima calidad, como lo demuestra en cada partido y un desparpajo espectacular. Le va a ir muy bien».

«Siempre que puedo y no tengo entrenamientos ni me coincide con partidos, veo a la UD y esperando que todo le vaya bien», añade para dejar patente que su vínculo con el club que le hizo profesional lo alimenta día a día.

No faltó su guiño a los seguidores, de vuelta, al fin, al estadio y sin las restricciones y vetos que impuso la pandemia: «Para mí, la UD tiene una de las mejores aficiones y espero que apoyen al equipo como lo hicieron cuando yo estaba».

Palabra de Pedri González, un futbolista que, todavía con 18 años, ya ha iniciado su leyenda.