«Pedri nunca ha dejado de ser Pedri»

Ignacio S. Acedo
IGNACIO S. ACEDO

Cuando Pedri amaneció el sábado en la Casa Amarilla, era imposible imaginar, hasta para él, que estaba en un día de los más importantes de su incipiente carrera. Y eso que, con 17 años, ya carga varios acontecimientos de relevancia, como su fichaje por el Barcelona con apenas tres partidos en Segunda División, ser el goleador más joven en la historia de la UD tras marcar, el pasado 19 de septiembre, con 16 años, 9 meses y 23 días, pulverizando todos los registros de precocidad anteriores, o haber participado en un Mundial, el de categoría juvenil celebrado entre octubre y noviembre en Brasil. Todo en una cronología trepidante y escrita en claves exitosas. Ante el Lugo, el tinerfeño ejecutó una sensacional maniobra técnica, que finalizó en el gol de Rubén y supuso la victoria ante el Lugo, que sigue resonando por toda España y le da realce tras un largo periodo en el que, parón obligatorio al margen, no estaba encontrando su mejor versión en el campo. De hecho, Pepe Mel habló varias veces de darle descanso, consciente de que sus reservas físicas estaban al límite, y en la visita al Almería del pasado miércoles lo dejó por primera vez en el banquillo.

Pero Pedri recuperó el sitio entre los elegidos y significó esa jornada con una acción al alcance de los elegidos y que, además de la estética, tuvo el don de traducirse en puntos para su equipo. Su escorzo, con giro de espaldas, serpenteo sobre la línea de fondo y pase a la zona de remate, nunca habría tenido tal calado de no haber finalizado en la red. Tampoco si el resultado hubiese sido adverso. Pero no, al lujo que dejó, un prodigio de categoría, velocidad y atrevimiento, más cuando el partido estaba en su fase final e iba empatado sin goles, le siguió el valioso respaldo de su trascendencia. La UD ganó y fue por esa acción. Josep había parado antes un penalti y el tanto lo firmó Rubén. Pero todos los focos y alabanzas apuntan a Pedri, quien ha unificado las críticas a propósito de su relevancia sin igual en el partido. Fue el fogonazo de LaLiga, presente en noticiarios y tertulias y un trueno en las redes sociales, con reproducciones constantes y masivas de todo lo que aconteció cuando Srnic le devolvió la pelota en un costado del área.

Detrás de su alarde, del diamante que enseñó de su amplio muestrario, también luce la gestión tranquila que ha realizado el club de su cambio de estatus. No son pocos los que recuerdan que hace un año era un canterano desconocido que ni siquiera había jugado en Tercera División. De ahí la importancia que ha tenido la transición interna ideada para él desde toda la estructura de la UD, desde técnicos de la casa hasta directivos, pasando por compañeros y empleados. Así lo resalta Tonono, director de Formación y Captación y una de las personas más cercanas a Pedri. «Me prometió que me iba a dedicar un gol ante el Lugo y, cuando acabó el partido, me dijo que casi lo había conseguido. Que el tanto no fue suyo... Pero que sí la jugada, que había cumplido a medias con su promesa. Con lo que hizo, no me quedó otra que felicitarle».

«La clave de todo lo que ha conseguido hasta ahora es que Pedri nunca ha dejado de ser Pedri. Mantiene una capacidad de resiliencia enorme y su madurez mental supera, en mucho, a su edad. Desde la UD hemos tratado de procurarle las condiciones necesarias para su crecimiento y progreso, pero él también lo ha puesto todo de su parte. Es humilde, ambicioso, un apasionado del fútbol, siempre quiere aprender, acepta consejos, busca perfeccionar todo lo que puede y sabe que el futuro es suyo si sigue trabajando como hasta ahora. Hablo a diario con él y es admirable su manera de enfocar una profesión que requiere constancia y sacrificios. En ese sentido, siempre ha sido un avanzado», destaca Tonono.

Tonono presenció desde el palco del Gran Canaria la acción ganadora y distintiva que ha devuelto a Pedri a la primera plana y, dentro del aplauso que merece, la asumió con naturalidad: «Los que conocemos a Pedri sabemos que es capaz de esto y de mucho más. Su proceso de adaptación a la Segunda División ha sido complejo, tanto por las exigencias de la categoría como por su edad, pero él ha sido capaz de asumirlo todo de una manera ejemplar, sin buscar excusas ni dar pasos atrás. Muchos en su lugar no habrían sido capaces de hacer lo que él ha hecho. Y eso que a veces nos olvidamos de que se trata de un chaval que todavía no ha cumplido la mayoría de edad».

«Sin duda -prosigue Tonono-, en los partidos que restan puede seguir marcando las diferencias. Tiene un entrenador, Pepe Mel, que cree en él y se siente a gusto con los compañeros que le rodean. Pienso, además, que físicamente está en un buen momento, como se demuestra que a un cuarto de hora para el final del partido con el Lugo tuviese la claridad de ideas y la velocidad para hacer lo que hizo. Pedri necesita estar bien de piernas para poder explotar su juego, para encarar, desbordar, tener participación y generar peligro tanto con su capacidad de remate como de asistir. Y lo veo a un nivel en el que, desde luego, el gran beneficiado va a ser el equipo», concluye optimista.