Enzo Loiodice, en el entrenamiento de este sábado en Barranco Seco. / udlaspalmas

Oficial: LaLiga traslada al lunes el partido UD-Granada

Será a las 20.00 horas por la previsión de temporal este domingo. Se espera contar con la presencia de público en el estadio

Ignacio S. Acedo
IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

El partido UD-Granada se jugará, finalmente, mañana y no este domingo como estaba programado a las 20.00 horas. Los vaticinios meteorológicos de la tormenta tropical Hermine, y que pronostican para hoy lluvias de consideración y posibilidad de vientos, lo que recomienda restringir al máximo las salidas y movimientos, han provocado esta medida, en consenso con las autoridades políticas y LaLiga. Un contratiempo de cuidado para el club, que preveía la asistencia masiva de espectadores, pues se habían vendido más de 3.000 entradas y, con la media superior a 18.000 espectadores que se tenía en este curso. Está por ver si en una jornada en la que se suspendieron las clases se permite la afluencia de espectadores y, claro está, cuántos se animan a ir dependiendo de las condiciones que se den. Con todo, lo que es seguro es que el factor ambiental anunciado ya no será posible en los parámetros que se anunciaban.

El equipo, en tanto, mantuvo su rutina establecida y ayer completó una sesión de trabajo en Barranco Seco con absoluta normalidad, aunque en los jugadores eran inevitables las preguntas acerca de lo que iba a suceder con este compromiso. García Pimienta ha querido mantener la concentración de todos al margen de esta circunstancia sobrevenida y ajena a su competencia. Pese al cambio de planes, el hecho de jugar en la isla y de que el descanso extra puedan hacerlo los futbolistas en sus respectivas casas minimiza, en parte, el contratiempo en la planificación.

En lo que respecta al Granada, la expedición andaluza adelantó su chárter, pues en su hoja de ruta de viaje se contemplaba para el domingo el despegue desde la capital nazarí y no fue así para evitar complicaciones. LaLiga obligó a que cogieran el avión pese a que allí ya estaban sobre aviso y veían poco factible que se mantuviera día y hora de esta jornada en el Gran Canaria. Y mientras salían destino a Gando, desde el Cabildo de Gran Canaria se emitía a través de las redes sociales un mensaje más que concluyente: «Ante las dudas surgidas respecto al partido de la UD Las Palmas previsto para mañana (hoy para el lector) a las 20.00 horas, desde el Cabildo de Gran Canaria queremos aclarar que en ningún caso dicho partido podrá disputarse con público». Fue luego cuando la patronal dio sello oficial al aplazamiento.

En el seno del Granada sentó muy mal que la confirmación hecha por la Liga, al filo de las 20.00 horas, les pillara ya en el avión y no se les hubiese avisado antes para acortar una estancia que será de casi tres días en la isla.

El hecho de que se descarte por completo la presencia de jugadores en el caso de que esta noche se mantuviese el enfrentamiento entre UD y Granada es otro de los indicativos que apuntaban al aplazamiento al lunes con el fin de ganar tiempo siempre y cuando las circunstancias lo permitan.

En ningún caso quería la UD jugar a puerta cerrada y, dado este imperativo de fuerza mayor, se confiaba en la máxima disponibilidad tanto del Granada como de LaLiga para aceptar que fuera mañana la fecha señalada para la confrontación como así fue.

Otro aspecto que no era de menor importancia es el del césped. De cumplirse los pronósticos, serán horas y horas de incesantes lluvias sobre Gran Canaria las que marcarán la jornada dominical lo que, inevitablente, repercutirá en el estado del césped. Los cuidadores confían en tenerlo a punto para el encuentro.