Ramírez y Jesé tras su última renovación. / c7

Sin noticias de Jesé a lo que huele a separación de caminos

La UD planea renovar la delantera y no parece contar con él, que acaba contrato la semana que viene. Mujica se va a Portugal

Ignacio S. Acedo
IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Jesé Rodríguez, ahora de vacaciones en Dubái, y casi más pendiente de su mediática boda que de otros menesteres, apunta a pasado en la UD dadas las circunstancias actuales. Acaba contrato la semana que viene, está en la diana por sus declaraciones tras el último encuentro oficial, cuando acusó a García Pimienta de equivocarse de planteamiento frente al Tenerife ( «palabras que sentaron muy mal en el vestuario», según el presidente), además de no haber ofrecido un rendimiento convincente en la última campaña y, por si fuera poco , maneja propuestas de Arabia y Turquía en las que le dan las cifras que pretende. Se suma a esta incertidumbre el hecho de la que UD mire al futuro sin contar con su concurso pues, a día de hoy, no le ha extendido propuesta alguna para renovar su contrato.

«Me lo ha puesto muy difícil para seguir», reconoció en su día Miguel Ángel Ramírez a propósito del atacante y en virtud, precisamente, de su incontinencia verbal. El mandatario dejó en manos de Luis Helguera y García Pimienta la decisión final sobre si se intenta retenerle o no. Pero los indicativos apuntan a que no será así.

En la lista de la compra para la próxima campaña figura en lugar prioritario la delantera, pendientes de Sadiku, con Mujica ya fichado por el Arouca portugués y Jesé en idéntica situación. Por ahí ya se va viendo que se planea una renovación integral de la vanguardia y contando con la marcha del ariete, quien ha cumplido dos etapas en la entidad (2017 y 2021-2022), siempre muy lejos de los parámetros deseados y sin cumplir con las expectativas. Los números no engañan: totaliza contando ambas experiencias 73 encuentros oficiales y únicamente 16 goles.

Porcentajes más que discretos considerando la teórica influencia que se le otorgaba como referencia ofensiva del equipo y con galones. En el club siempre han exhibido paciencia y consideración con Jesé esperando a que terminara de explotar. Incluso se elogió su predisposición a ayudar a la UD renunciando a dineros en otros destinos. Nada se le achaca al jugador en cuanto a entrega e implicación, pues tanto Pepe Mel, primero, como luego ha hecho García Pimienta, todo han sido palabras de refuerzo.