Mel empeora los números de Herrera

22/04/2019

El técnico madrileño ha sumado un punto menos en sus siete primeros partidos que su predecesor y confirma una mala dinámica que evidencia que a cada cambio de entrenador, Las Palmas presenta estadísticas más pobres. Jiménez, el mejor.

Cada cambio, un paso atrás. El despropósito que vivió la UD en el Carlos Belmonte ponen la puntilla a la temporada de un equipo que ha tenido hasta tres entrenadores diferentes y cuyo rendimiento ha ido empeorando en cada cambio en el banquillo. Cumplidos los siete primeros partidos con Pepe Mel a los mandos, el representativo ha sumado solo cinco puntos de los 21 que ha disputado. Un bagaje que viene dado por una única victoria, dos empates y cuatro derrotas. La desilusión ha sido tremenda con el madrileño, pues llegó abogando por lograr una gesta de nueve triunfos en los 14 encuentros que restaban hasta la conclusión de la temporada, pero el golpe de realidad no ha podido ser más duro.

Y es que a mitad de camino, no solo se ha fracasado con estrépito en la ambiciosa meta que se puso el exbético, sino es que su andadura, que comenzó de la mejor manera posible ganando en Riazor al Deportivo (0-1), ha ido adquiriendo tintes dramáticos hasta acabar con el equipo en descomposición y los futbolistas puestos en duda. El propio Mel, que está desesperado, y probablemente arrepentido de haberse hecho cargo de esta ruina, fue tajante tras el último bochorno en Albacete: «No damos el nivel para representar al club», sentenció con dureza el preparador. Esto se derrumba y nadie se salva de la quema.

Con esta derrota, el profesional madrileño iguala la peor racha del curso de seis choques consecutivos sin ganar que acumuló Herrera en su llegada. Sin embargo, Mel suma una derrota más que su homólogo, quien fue despedido precisamente por sus malos números después de dos victorias en 13 compromisos. Ahora mismo, y a falta solo de siete citas para que la campaña concluya, se descarta el cuarto cambio de técnico de la temporada, pero visto el rendimiento que está demostrando la Unión Deportiva con Mel, se hace complicado imaginarlo liderando el proyecto del año que viene.

Al final, en esta continua alternancia en el banquillo, el tiempo ha demostrado que el despido de Manolo Jiménez, el elegido en verano para conducir este ambicioso proyecto hasta Primera División, fue un error. Valorando sus siete primeras jornadas, el entrenador andaluz supera ampliamente a sus sucesores: Cuatro triunfos, dos empates y una sola derrota. Es decir, 14 puntos de 21. El campeón en Grecia fue destituido con el equipo amarillo en puestos de Playoffs y tras empatar frente al Granada. Entonces solo valía ascender por la vía rápida y se daba por hecho que la Unión Deportiva acabaría, como mínimo, entre los seis primeros clasificados. Cinco meses después, el objetivo de Las Palmas es no descender a Segunda División B. Para llorar.