Lorenzo, una opción para el gol

28/08/2019

El delantero grancanario, que tiene contrato con el Manchester City sub-23 hasta junio de 2020, podría llegar gratis a la UD Las Palmas. No ve con malos ojos jugar en el equipo de su tierra y ser competencia directa con Sergio Araujo y Rubén Castro. Ya ha habido contactos y en la entidad insular barajan la incorporación como un ganga total de mercado

A falta de seis días para que cierre el mercado en España, la UD encara el tramo final con varias necesidades en su agenda. Uno de sus principales escollos es la falta de pegada, dejando a un lado las salidas pendientes. Y ahí es donde aparece un nuevo nombre. Una nueva opción para el gol. Lorenzo González (10/4/2000), que nació en Gran Canaria y a los pocos meses puso rumbo a Ginebra con su familia, está en la recámara. El delantero, que tiene contrato con el filial del Manchester City hasta junio de 2020, está buscando nuevas metas y la idea de recalar en Las Palmas cobra fuerza porque, además, llegaría a coste cero. Tanto el ariete como su familia (su madre es isleña) verían con muy buenos ojos que el joven punta de 19 años vista la elástica amarilla.

Jugar en la Unión Deportiva siempre ha estado entre sus sueños aún por cumplir, como reconoció a este periódico el pasado 14 de mayo: «En el fútbol nunca se sabe, pero está claro que me gustaría vestir algún día la camiseta de la UD», decía por aquel entonces Lorenzo. Ese paso podría estar más cerca que nunca, pues ya existen contactos con Las Palmas. «Yo quiero jugar al nivel más alto y la Unión Deportiva sería una gran opción. Sería un sueño jugar para el equipo de mi tierra», dejó claro en su momento.

La falta de gol existente en el combinado entrenado por Pepe Mel, con Rubén todavía a medio gas y Sergio Araujo fuera de combate por lesión, aumenta la necesidad de incorporar a otro jugador capaz de ver portería y Lorenzo, de padre suizo y madre grancanaria, goleó desde los cinco hasta los 16 años en el Servette FC. Tras ser pretendido por muchos equipos se decantó por irse al Manchester City. Sabe lo que es entrenar con los mejores futbolistas del mundo (ya se ha ejercitado a las órdenes de Pep Guardiola y ha compartido césped con Sterling, Sané, Agüero, De Bruyne o David Silva), pero también es consciente de la dificultad añadida que tiene dar el salto a la primera plantilla, por lo que la opción de perforar porterías vestido de amarillo cobra más fuerza que nunca. Además, con unas condiciones diferentes a lo que hay en la plantilla insular a día de hoy y todavía un futuro prometedor, no se entendería que desde la dirección deportiva se dejase escapar una oportunidad tan buena. Una ganga que, de explotar en Gran Canaria, subiría el nivel del grupo.

Lorenzo es un delantero atípico a lo que está fabricando ahora mismo la cantera canaria. No exento de la pulida técnica isleña, basa su fútbol en la potencia. Con un físico privilegiado y que cuida de manera exhaustiva, es un nueve rematador, que gana por fuerza a rivales. Con todo, tiene un perfil muy diferente a Sergio Araujo y Rubén Castro. Su corta edad, todavía no llega a la veintena, aportaría hambre y ambición a los intereses amarillos. De momento ha habido contactos y Lorenzo está en el radar amarillo. Mel es consciente de las necesidades del equipo y sabe que encontrar a alguien así se cotiza al alza. Puede ser un movimiento ganador.