Jesé Rodríguez posa para la cámara antes de iniciar un entrenamiento con la UD, días atrás. / UD LAS PALMAS

Jesé en el once titular, revulsivo esperado y necesario para que la UD tire para arriba

Tras dos apariciones en las que dejó impronta, en el club esperan que Pepe Mel le dé galones desde el primer minuto en el reto de salir del bache

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

«¿No estaba Jesé ni para ser titular ante el Castellón?». La pregunta circuló el sábado por la noche, al calor del doloroso 4-0 encajado en Castalia, entre gente acreditada del club. El gran fichaje invernal fue el mejor en el campo en la media hora que le dio Mel.

Dos remates, uno que no entró por un gran despeje del portero, empuje y la ración de orgullo que no tuvieron muchos de sus compañeros en los sesenta minutos anteriores de partido. Así las cosas, con la amenaza de sanción pesando sobre Araujo, la necesidad de victorias y de puntos que acucia y el momento al alza que tiene el delantero, ya con un mes de rodaje de entrenamientos y dos apariciones en competición, es inevitable esperar que frente al Rayo se dé la primera titularidad de un futbolista llamado a marcar diferencias.

Mel insiste en aludir a la hoja de ruta para justificar la dosificación de Jesé. No le faltan razones al entrenador en ser prudente con un profesional que llegó en paro y con varios meses sin encuentros en las piernas. Y el propio Jesé ha comprendido su protagonismo progresivo, asumiendo un rol que ahora le toca por no disfrutar de sus plenas condiciones.

Hoy hace justo un mes que se entrena bajo la fiscalización del cuerpo técnico y no ha dudado en renunciar a días libres

Pero ha corrido el calendario, desde que el 3 de febrero se le vio por primera vez en la Ciudad Deportiva, ya son cuatro semanas completas de trabajo (renunciando, incluso a días libres) fiscalizado por el cuerpo técnico, las sensaciones son cada vez más positivas y el momento esperado, el de darle carrete a Jesé desde el inicio, se echa encima. Para algunos dirigentes, hasta es inaplazable con la que está cayendo tras el último fiasco y que provocó hasta la queja presidencial.

Por lo que se ha podido ver hasta ahora en sus actuaciones frente al Cartagena y Castellón, su facilidad para armar el remate y la punta de explosividad que aún ha de pulir son armas de las que se puede sacar bastante provecho, algo que demanda el ataque de la UD y más en la coyuntura actual.

Hasta el sábado quedan todavía tres días para definir en las deliberaciones del cuerpo técnico. Pero, ya en marzo, el punto de combustión de Jesé está muy cerca de ser el que se espera. Recurriendo a un dogma del gremio, lo que le falta le va a venir con los partidos y los accidentes del juego. En otras palabras, Jesé necesita fuego real y está en la mano de Mel de qué manera va adquiriendo el ritmo que ahora demandan sus piernas para recuperar su mejor versión, la que ahora demanda una UD en la que si todos son necesarios, Jesé lo es más que nunca.