El club pide «tranquilidad» y no se plantea echar a Jiménez

14/10/2018

Manolo Jiménez se sentará el próximo sábado en el partido que enfrentará a la UD frente al Numancia en el Gran Canaria. así lo tienen decidido Miguel Ángel Ramírez y la comisión deportiva que él preside pese a que anoche, en Almería, la UD tocó fondo encajando una derrota inadmisible y que agrava sus males estructurales.

El equipo no tiene un patrón de juego, es irreconocible para todos, su incapacidad ofensiva es lacerante, atrás le han perdido el respeto y, lo más importante, su progresión aritmética se ha desplomado. Un punto de los últimos nueve supone la triste realidad que marca la actualidad de una plantilla puesta bajo sospecha por lo que ofrece en el césped. Las censuras no se detienen en los futbolistas y su onda expansiva llega, faltaría más, a Manolo Jiménez, errático y reincidente en decisiones equivocadas, rotaciones inexplicables y planteamientos sospechosos.

Con todo, en la UD se considera que «hay que mantener la calma y la tranquilidad» y descartan, por el momento, cualquier tipo de medida que implique un cambio en el banquillo. El disgusto en Ramírez tras el 3-0 era sustancial y el mandatario, disgustado por todo lo que le tocó presenciar desde el palco del estadio Juegos del Mediterráneo, mantuvo el tipo y apeló al margen de mejora que, indiscutiblemente, ofrece este equipo hecho a base de talonario, con refuerzos estelares llegados de categoría superior y que debe, en previsiones institucionales, ascender a Primera por la vía directa, sin promoción de por medio.

Pero, de momento, esta UD está muy lejos de las expectativas generadas y Manolo Jiménez, como responsable de todo, vive en el centro de la diana. Las deliberaciones sobre el técnico no son nuevas entre Ramírez, Otero y Juanito, su asesor de máxima confianza. Los tres reconocen, abiertamente, que, tras nueve jornadas, ya metidos en octubre, las prestaciones y los resultados son manifiestamente mejorables y hay descontento por lo acontecido. Pero también convienen que, de momento, un relevo en el banquillo no garantiza el efecto deseado y confían en que Jiménez, habituado a la presión, dé con la tecla y active a una UD durmiente y que no ha parado de desangrarse desde que ganó al Málaga. Hay paciencia con él pero ya no ilimitada y, a corto plazo, le van a pedir triunfos y puntos para atajar una crisis galopante e inesperada. Se preveían curvas a lo largo del calendario, pero nunca en este tramo inicial.

El preparador andaluz sabe que está cuestionado y asume la servidumbre de los resultados en su oficio. Y encarará el encuentro de la próxima jornada sin margen de error. No vencer al Numancia podría acentuar el debate hasta hacerlo insostenible. Será, por tanto, una final en toda regla después de haber desperdiciado el colchón de la confianza ahora ya lastimada.

  • 1

    ¿Ve a la Unión Deportiva Las Palmas capaz de vencer al CD Tenerife en el partido de segunda división de este domingo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados