Drama: Rubén apunta al quirófano

17/09/2019

Ayer se le practicó una gammagrafía ósea y pasará consulta en Sevilla, donde ya fue operado en 2013 de los isquiotibiales, para contrastar los resultados, pero en la UD se asume que la intervención es inevitable

ETIQUETAS:

Rubén Castro fue sometido ayer, en la Clínica San Roque, a una gammagrafía ósea, prueba en la que se emplean isótopos radioactivos para dar mayor concreción a la exploración de musculatura afectada, cuyos resultados se conocerán en breve y que el futbolista portará en la visita que tiene prevista hacer a Sevilla para contrastar opiniones con otros especialistas antes de descidir si pasa o no por el quirófano. En la capital andaluza ya fue intervenido de los isquiotibiales de ambas piernas, en 2013, por una lesión crónica (entesopatía) que ahora vuelve a darle problemas y ahora se asume en la UD que tendrá que volver a repetir el protocolo y sumar otra operación.

Aunque en la entidad quieren ser prudentes y arropar al futbolista en todo lo posible, el tratamiento conservador que ha llevado, tratando de evitar en todo momento esta medida, no ha dado el efecto deseado. De hecho, a Rubén se le pretendió dar descanso el pasado fin de semana en el partido ante el Almería, si bien Mel terminó tirando de él con el marcador adverso, signo evidente del lastre físico con el que ya carga a cuenta de sus molestias.

El atacante está abocado a infiltraciones cada vez que quiera jugar, una solución siempre estimada como temporal y que no se recomienda repetir. El mismo Rubén desea evitar en lo sucesivo inyectarse en la zona afectada, toda vez que lo único que se logra es calmarle el dolor durante el partido para volver a aparecer la incomodidad con el paso de las horas. Y aunque sabe que la situación de la delantera de la UD es complicada, con Araujo de baja hasta final de año, sabe que no va a poder aguantar más esta situación. La intervención implicará de dos a tres meses de baja, según las estimaciones médicas y dependiendo de la convalecencia que se lleve. En este sentido, su edad (38 años) tampoco acompaña, pues hará más laboriosos los plazos.

Será en esta semana cuando se determine qué hacer de manera definitiva, evaluando todos los frentes, si bien Rubén, atendiendo a la merma que producen en su rendimiento los dolores que sufre, es partidario de poner fin, y de la manera adecuada, a la lesión que viene arrastrando desde la pretemporada. De confirmarse, como parece, la larga ausencia obligada de Rubén, que coincidiría en el mismo intervalo con la de Araujo, Pepe Mel se quedaría con el checo Pekhart como único hombre puro de área, quedando Drolé, que puede reciclarse a la posición del nueve en caso de necesidad, y Boris, también lesionado, y Juan Fernández, canteranos que ya probó, como otras alternativas. El técnico madrileño ya comienza a asumir que se verá privado de Rubén durante largo tiempo y su contrariedad no puede ser mayor. Más cuando la UD sigue sin haber logrado triunfo alguno y, tras cinco jornadas disputadas, ocupa posición de descenso.

Hasta la fecha, los tres goles que figuran en el casillero propio han llevado la firma de Rubén y tenerlo fuera de circulación es una pésima noticia por el acierto y experiencia que garantiza en el área contraria. Pero los isquiotibiales han comenzado a avisar en septiembre y quizás sea mejor asegurarse a un Rubén en plenitud desde enero a forzarlo y terminarlo de romper. Ahora, ante el Sporting, habrá que ver si arriesga o no.

  • 1

    ¿Debe denunciar la UD Las Palmas la falsedad del acta arbitral del partido de Cádiz por la expulsión del entrenador Pepe Mel?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados