El guardameta catalán Álex Domínguez ataja un balón durante un entrenamiento en Barranco Seco. / UDLP

Domínguez: «Acerté de pleno al venir a la UD, ahora a por más»

El portero de Granollers se muestra «feliz» por ampliar su vinculación con el cuadro de Mel hasta 2024 y pasar a disponer de dorsal de la primera plantilla amarilla.

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria.

La UD blinda su portería. Álex Domínguez, de 22 años, disfruta de su renovación con el combinado de Pepe Mel hasta 2024 y, de paso, de contar con dorsal del primer equipo el próximo curso.

«Estaba esperando al club y era lo que yo quería, estoy muy feliz», valoró ayer en los micrófonos de UD Radio.

El jugador catalán, que debutó el 20 de julio del pasado año ante el Extremadura en el Estadio Gran Canaria, ante el Extremadura, disputó 17 partidos y acumuló un total de 1.472 minutos a las órdenes del preparador madrileño.

«Ahora sí que pertenezco al primer equipo de verdad», apuntó, al tiempo que agregó que «el año pasado ya era profesional, el día a día ya era con el primer equipo al completo, pero ahora lo soy con contrato. La gente pueden pensar que es lo mismo, pero para uno mismo es como que ahora es al 100%».

Domínguez, quien llegó a la isla procedente del Alavés B para enrolarse en las filas de Las Palmas Atlético en 2019, fue en su primer año fue titular indiscutible en el filial amarillo , tras el parón por la pandemia del coronavirus, le llegó su oportunidad con el primer equipo.

«No me lo creo, ha sido uno de mis mejores años. Hubo etapas malas y muy buenas, pero, al final, el balance es muy positivo. Hubiera firmado con los ojos cerrados lo que me ha estado pasando y ahora ya pasa lo de la renovación, y muy contento», argumentó el guardameta de Granollers en la radio oficial insular.

Domínguez ahondó en el hecho de haber alcanzado minutos en el primer equipo en tan solo dos ejercicios en la isla, insistiendo en que «vine por eso, pero no me lo imaginaba del todo, aunque era lo que yo quería. Con trabajo y un poco de suerte ha llegado».

Sobre la apuesta de la Unión Deportiva Las Palmas por los porteros de la cantera, como Josep Martínez o Álvaro Valles en los últimos cursos, reconoció que «acerté de pleno al venir, ha costado lo suyo, pero se ha conseguido. Ahora hay que seguir y a por más».

«Esto es muy sacrificado y complicado, siempre hay que tener un pelín de suerte. El trabajo es lo que te lleva a tener estas cosas. Me dijeron que la puerta estaba abierta y he aprovechado la oportunidad. Ahora me ha llegado el premio», explicó.

Domínguez aclaró que la opción de continuar en la isla era unilateral por parte de la entidad amarilla. «Ellos tenían el voto de mi renovación, yo no dependía de ello. La decisión era del club», aseveró, al tiempo que añadió que «estoy contentísimo aquí, no tengo ninguna queja. Todo lo que me ha dado estar aquí estos dos años ha sido muy bueno».

Domínguez pasa unos días de descanso en Barcelona antes de iniciar una nueva campaña.