Viera sortea a dos rivales en una acción del encuentro. / Cober Servicios Audiovisuales

La UD se quedó a medias ante el líder (1-1)

De más a menos, el equipo de Mel supo frenar al Almería

Ignacio S. Acedo
IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

La UD tuvo que conformarse con un punto ante el Almería en un partido en el que comenzó mandando y gobernando en el marcador pero en el que, tras el descanso, experimentó un bajón en sus prestaciones que le privó de un triunfo que parecía encarrilado tras el gol de Viera y el dominio ejercido. El empate final mantiene al equipo de Mel en la zona alta aunque tuvo sabor a oportunidad perdida.

Privado a última hora de Moleiro, lo que dio carrete a Pinchi por el ala derecha, Mel optó por el once más académico posible, aunque su persistencia en meter a Jesé por banda, ni desborde ni remate, no acomodó como esperaba el juego del equipo. La UD tuvo mayor determinación que el Almería desde el arranque, se hizo con la pelota y metió atrás al líder, pero la naturaleza de su juego, de toque y amplitud, siempre necesita un referente arriba. Y lo de actuar con un nueve de mentira, a ratos Viera por ahí, impidió mayor vuelo al control ejercido. Kirian se animó pronto, escoltado por Fabio y Mfulu, y Viera, como de costumbre, apareció por norte y sur, siempre referencial y punto de partida.

El partido se movía entre vigilancias y precauciones, pero Las Palmas daba una sensación diferente y más fiable que la de un Almería que fue Ramazani, algo de Pozo y nada más, una versión reducida de bloque que ha gobernado la categoría con mano de hierro. Mil bajas, sí. Pero como la UD, que tampoco tiene a todo el repertorio y se ha visto obligada al remiendo y soluciones de emergencia en tiempos de lesiones y covid.

Hasta la media hora no hubo noticias de las áreas. Y todo llegó de repente, sin tiempo para asimilarlo. Primero la tuvo Ramazani, que robó en la medular a Navas, se plantó por piernas ante Raúl y, en el momento del estoque, se le apagaron las luces. Dudó entre tirar o regatear y se hizo un lío inverosímil que le permitió a Curbelo achicar de manera providencial. Clamoroso error del atacante belga, capaz de goles y carreras memorables y, también, de pifias de este calibre. Corría el minuto 34 y hubiese sido una crueldad por lo visto hasta entonces. Lo siguiente vino con Viera y, claro está, con Jonathan es otra cosa. Entró por la izquierda en diagonal, encontró el apoyo de Kirian y, cuando el pase del tinerfeño se arruinaba con el despeje de cabeza de un defensa, Viera intuyó trayectoria y velocidad para perseguir el cuero y, tirándose abajo, definir a placer. Del 0-1 se pasó al 1-0. Premio para el que más lo había buscado y trabajado.

La vuelta tras el descanso sentó de pena a la UD, que muy pronto encajó el 1-1, luego de una contra de Pozo que culminó Appiah desde la frontal. Cardona reclamó falta en la acción en la que le robaron el esférico, si bien el colegiado fue concluyente en su apreciación de no sancionar nada.

Con el 1-1 vinieron los peores momentos de la UD, aturdida por el esfuerzo realizado y ver que el oponente, con muy poquito, había igualado el electrónico. Samu Costa, desde lejos y alto, y Akieme, con un punterazo que sacó Raúl, trataron de hurgar más en la herida.

Mel recompuso a la UD con los cambios y hasta tiró de Hernani, el único fichaje invernal hasta ahora. El portugués, con un tiro centrado, se dejó ver en su debut, al igual que un Peñaranda que reaparecía tras su lesión y que dejó detalles de velocidad y técnica. El empuje llegó en los minutos finales, pero ya con un Almería bien blindado y que anuló las vías de llegada a su portería.

Ficha técnica:

UD Las Palmas: Raúl, Ale Díez, Eric Curbelo, Raúl Navas, Sergi Cardona, Mfulu (Hernani, min. 76), Kirian, Fabio, Pinchi (Benito, min. 63), Jesé (Peñaranda, min. 63) y Viera.

UD Almería: Fernando, Buñuel, Chumi, Babic, Akieme (Curro, min. 79), De la Hoz, Samu Costa (Robles, min. 86), Robertone, Pozo, Appiah (Centelles, min. 68) y Ramazani.

Goles: 1-0, m. 36: Jonathan Viera. 1-1, m. 50: Appiah.

Árbitro: David Gálvez Gascón (comité madrileño). Amonestó a los locales Viera, Cardona, Pinchi y Peñaranda y a los viistantes Babic, De la Hoz y Robertone.

Incidencias: 9.827 espectadores. En los prolegómenos del encuentro se rindió un homenaje a la lucha canaria en Gran Canaria, que en breve reanudará su actividad tras el parón obligado por la pandemia.