Fútbol: Primera División

David García, orgullo de la UD

17/05/2018

El capitán recibió la octava edición del Premio CANARIAS7-Germán Dévora en un emotivo acto en el que estuvo arropado por familiares, amigos, compañeros, veteranos, dirigentes, jugadores de las categorías inferiores y aficionados. Nicolás Ortega, vicepresidente de la entidad, fue contundente al referirse al defensa eterno, que ya cumple quince campañas de amarillo: «Es un privilegio haber entrado al club contigo en 2003».

Nunca soñó llegar a ser lo que es hoy. Así lo reconoció anoche, emocionado, un David García ya convertido en patrimonio universal de la UD Las Palmas. Un chico de Maspalomas «tímido y obediente, al que le costó poco adaptarse al fútbol», como recordó Orlando Baena, su primer entrenador, ahora ya capitán histórico y al que le restan tres partidos por delante para convertirse en el jugador con más partidos oficiales de la historia del club. Superaría, entonces, a Germán Dévora, leyenda del escudo, y que, desde 1978, ostenta con 453 presencias un listón todavía vigente. Precisamente El Maestro apadrina el premio anual que concede, desde 2011, CANARIAS7 al jugador más valioso de la UD Las Palmas. En esta edición, el distinguido fue David García, en una decisión aplaudida y compartida unánimemente por todos dada su trayectoria ejemplar durante quince campañas. «Para mí recibir este premio es un privilegio y una satisfacción. Lleva el nombre de Germán Dévora, ni más ni menos, y estar en este acto al que me han invitado supone un privilegio. Agradezco a todos la presencia, que me acompañen y, tengo que admitirlo, nunca pensé que podría ganar un trofeo de esta importancia y que tanto significado tiene», subrayó.

David García, orgullo de la UD

En un salón de actos abarrotado, con su madre Rosi y su pareja María, que dará a luz en octubre, en primer fila, David García tenía allí todo su mundo. Orlando Baena, el entrenador que le descubrió para el fútbol, Roberto Rodríguez y Pepe de la Rosa, los dirigentes que apostaron por él, Juan Manuel Rodríguez, quien le dio la alternativa en la UD en 2003, su fiel amigo Aníbal, compañeros leales como Raúl, Vicente o Momo, Valerón también presente, autoridades de su municipio, San Bartolomé de Tirajana, personalidades de la UD y federativas, canteranos que sueñan con emularle, aficionados, miembros de la peña Germán Dévora... «Gracias», acertaba a decir cada vez que Francisco Suárez, director de CANARIAS7 y conductor del acto, le daba el turno de palabra. Alguno de los presentes no consiguió reprimir las lágrimas. A Nicolás Ortega le pudo la vena sensible y bien que se le notó. Uno entre otros muchos también con la sensibilidad a flor de piel.

David García, orgullo de la UD

En la catarata de elogios que le tocó escuchar de nombres mayúsculos como Pacuco Rosales, Juan Manuel Rodríguez, Roque Díaz o Ruiz Caballero, ilustres en el oficio del balompié, David asintió complacido, dichoso de saber que se le tiene en tanta consideración. «Los ascensos han sido mis mejores momentos. Llegué a pensar que nunca jugaría en Primera, que no iba a llegar mi oportunidad. Pero he podido disfrutarlo con todos mis compañeros», matizó con espíritu corporativista. Y, cuando se rompió el protocolo, Rosi, su madre, destacó que siempre fue un hijo modélico. «Lo que dicen de él es lo que siempre ha sido», enfatizó. Su pareja también se expresó con generosidad y afecto. «Con 36 años se sigue levantando cada día con ganas de entrenar y darlo todo», ponderó. Todo un detalle significativo de cómo siente y padece David García los rigores de la profesión en la que ha hecho carrera. Y lo que le queda. «¡Renovación ya!», pidió Baena entre intervención e intervención. «El año que viene superarás el récord de Germán y serás ya un jugador único», le vaticinó Aridany Romero, concejal de Deportes del ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. «Lo más importante es que sigas siendo el ejemplo que siempre has sido y, lo principal, que el año que viene seas el capitán del nuevo ascenso a Primera», dijo entre aplausos el director de CANARIAS7 en clave de futuro y ante la conformidad de todos.

[]