«David García debe seguir en la UD»

09/04/2019

Varias voces ilustres y leyendas de la UD apuestan por la continuidad del central dado su rendimiento y por lo que significa para el club, y están en contra de una posible salida del capitán a final de temporada

No es un futbolista cualquiera. Es el jugador con más partidos de la historia en la UD y un hombre que ha sudado -y marcado- tanto en Segunda B, Segunda y Primera División con la camiseta amarilla. Es el último icono del representativo y su futuro, como viene siendo habitual en las últimas temporadas a estas alturas, está en el aire. A sus 37 años, David García termina contrato el 30 de junio y el de Maspalomas podría estar viviendo sus últimas semanas después de 17 años en el club. Con la llegada de Rocco Maiorino como nuevo director deportivo, la entidad ha empezado a perfilar la confección de la nueva plantilla para la próxima campaña teniendo como requisito principal bajar la edad media del vestuario.

Momo, Nauzet Pérez, De la Bella, Peñalba... Son muchos los jugadores veteranos que, bajo este criterio, tienen muchas papeletas para abandonar el club. Pero el caso que más duele por lo que significa para el escudo es el de David García. Así lo confirman ilustres veteranos que, como el zaguero de Maspalomas, han marcado un antes y un después en la UD. «Antes que él deberían salir muchos», comienza con contundencia Mamé León. El mítico extremo de la década de los 60 y de los 70, y que tuvo a David bajo sus órdenes en los últimos cuatro partidos del curso 2008-09, alaba al defensa y apuesta por su renovación: «Es un futbolista muy válido. Cada vez que sale rinde y sería muy interesante que continuase. No entiendo la planificación que se ha hecho en los últimos años y tampoco comprendería que no se contase con un hombre que significa tanto para este club. Es verdad que hay que hacer una barrida, pero si alguien merece seguir es David», remarca León.

Otro extécnico que educó futbolísticamente a David García en sus inicios, en este caso en el Vecindario, fue Pacuco Rosales. Y para él tampoco hay dudas. «Respeto las decisiones del club y de su nuevo director deportivo, pero la profesionalidad que ha demostrado David es indiscutible. Siempre cumple y el día en el que le toque salir creo que debería seguir ligado a la Unión Deportiva, aunque sea con otras funciones. Es una referencia», se deshace de elogios el exfutbolista. Unos halagos que no sorprenden dada la trayectoria del central, quien superó en número de encuentros disputados con la UD a otra leyenda del club como Félix Marrero, cuyo contador se quedó en nada menos que 425 partidos. «No entiendo que esta temporada lo hayan utilizado tan poco cuando siempre ha rendido y lo ha dado todo en el campo. Su sacrificio merece un gesto del club y, como mínimo, debería continuar una temporada más», afirma el excentrocampista amarillo. Según su criterio, García no ha dicho la última palabra en el equipo de su tierra: «Puede dar mucho más de sí, sobre todo en una plantilla en la que se producirán muchos cambios. En la caseta siempre tiene que haber un hombre como David. Pese a su edad, todavía no da síntomas de ser un jugador próximo a retirarse. En Segunda División se necesitan jugadores así», sentencia Marrero.

Daniel Carnevali, leyenda bajo palos, confía en el criterio de los profesionales de la UD para diseñar el próximo proyecto, pero advierte del cuidado que se debe tener a la hora de una nueva transformación del plantel: «Hay que rejuvenecer al equipo, pero no vale cualquier forma. Habrá que escuchar al técnico». Y, preguntado acerca del capitán, el exguardameta ensalza su profesionalidad. «Esta temporada ha tenido buenos momentos cuando le ha tocado jugar. A los entrenamientos que he ido siempre veo que cumple con su responsabilidad. Aunque se termine marchando, nadie va a quitar lo que ha hecho David por este club. Es un futbolista que lo ha entregado todo por la UD», reconoce Carnevali. Hay, por lo tanto, consenso entre estos ilustres exfutbolistas de Las Palmas. Leyendas vivas del club amarillo que reconocen y se rinden a los méritos del capitán y que apuestan por la continuidad de la última bandera de un equipo al que su afición cada vez le cuesta más reconocer.