Borrar
Valles, fotografiado el miércoles el pasado miércoles en la Ciudad Deportiva de Barranco Seco. Fotos: Cober Servicios Audiovisuales

Álvaro Valles gana el Premio CANARIAS7-Germán Dévora 2024

Fútbol ·

El portero, ajeno al ruido de su futuro, hace una declaración de amor eterno a la UD Las Palmas: «Me tatué el escudo en mi piel y eso queda para toda la vida»

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 24 de mayo 2024, 17:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Es, indiscutiblemente, uno de los protagonistas de esta UD crepuscular que este domingo echa el telón a una temporada de objetivos cumplidos por mucho que pese la ausencia de triunfos desde febrero, que se dice pronto. No hay debate acerca de la matrícula de honor que se lleva en el expediente Álvaro Valles (La Rinconada, Sevilla, 1997), una de las sensaciones del campeonato y consagrado en Primera División a todos los efectos. Sus actuaciones magistrales, por fases rozando la antología, le hicieron noticia jornada a jornada. Figura en los triunfos y, figura, también, cuando los resultados no acompañaron, Valles ha acreditado unos poderes absolutos bajo palos para asombro y elogio de todo el ecosistema de LaLiga EA Sports. Dicen, y va a ser verdad, que se hace insostenible para la UD con este cartel y que volará en breve ahora que la puja por su fichaje entra en la fase definitoria.

Ajeno al ruido, en apariencia sereno ante tantos rumores, solo piensa en disfrutar del partido ante el Alavés que clausurará el curso y que, además del aplauso de la gente, le servirá para alzar el Premio CANARIAS7-Germán Dévora 2024. Las votaciones de los aficionados le permitieron imponerse, con amplio margen, sobre Kirian y Mika Mármol, los otros candidatos. Tras Mariano Barbosa y Raúl Fernández, será el tercer portero que lo gane desde la creación de este galardón en 2011 y que ya se ha convertido en un clásico del calendario del equipo.

– Concluye una temporada para recordar, tanto a nivel individual como colectivo...

-Así ha sido, aunque mucha gente se quedará con el final que no ha sido tan bueno en los números que hemos hecho. Pero creo que la temporada es para elogiar, para darnos la enhorabuena a todos. Ha sido un temporadón. Antes de empezar la campaña, si nos dicen que nos iba a sobrar una jornada para salvarnos lo hubiese firmado. Ha sido un año para enmarcar, con un rendimiento muy bueno por parte de todos. Y me acuerdo también de la afición, que nos ha acompañado siempre, tanto dentro como fuera de casa.

-Quitando el inicio en el que no llegaron los triunfos y este tramo final, todo ha ido rodado.

-Creo que nos adaptamos muy rápido a la categoría y eso hizo que consiguiéramos grandes resultados y bastante puntos para poder encarrilar la permanencia muy pronto, sin apuros. Creo, incluso, que mereceríamos tener más puntos de los que tenemos. Un equipo recién ascendido, como somos nosotros, al final suele sufrir mucho en esta categoría. Y la UD no ha notado ese cambio de Segunda a Primera. Repito, eso tiene mucho mérito.

-Ha sido recurrente durante toda la temporada aludir al buen clima que hay en el vestuario, a la unión en la caseta. Además de la calidad profesional de la plantilla, ¿en qué medida ha ayudado ese vínculo tan sólido más allá de la pelota entre ustedes?

-Somos una familia y lo hemos demostrado tanto dentro como fuera del campo. Muchos jugadores que fuimos importantes el año pasado en Segunda hemos seguido en Primera División y eso permitió que el grupo continuara siendo fuerte y unido. Somos jóvenes, con poca experiencia en Primera División la gran mayoría, pero con una ilusión tremenda, y a todos los compañeros que vinieron los hicimos partícipes de esta familia, los acogimos de la mejor manera y se han podido adaptar rápida y fácilmente.

-Grandes estadios, rivales afamados, seguimiento mediático sin comparación... ¿Con qué se queda Álvaro Valles de su primera experiencia en la máxima categoría?

-Me quedo con la repercusión que tiene todo, hasta el más mínimo detalle. En Segunda no pasa eso. Y está claro que jugar en el Bernabéu, el Villamarín o el Pizjuán ha sido muy especial para mí, con ambientes impresionantes. También es verdad que, una vez en el césped, te haces a todo y no tienes tiempo tampoco para dejarte impresionar porque debes centrarte en el juego. Y, para mí y los compañeros, ha supuesto un orgullo competir de tú a tú a todos. Quitando partidos muy concretos, y con independencia de los resultados, nunca le perdimos la cara a ningún encuentro.

-Paradas antológicas y actuaciones sobresalientes han marcado su contribución en los últimos tiempos en la UD, tanto en el curso del ascenso como en el actual que ya acaba, en el que, incluso, se le postuló para ir a la selección española. ¿Se ha asombrado a sí mismo por este nivel superlativo?

-No me sorprende porque para eso trabaja uno, para dar siempre lo mejor que tiene. Me lo he tomado con mucha naturalidad porque todo me ha ido saliendo bien. Siempre me pongo el nivel de exigencia muy alto y no quiero bajarlo. Además, la gente te va a pedir que no lo hagas...

-¿Y le ha dado tiempo a saborearlo o el calendario acaba angulléndolo todo?

-Me gusta ver los partidos y analizar los detalles, para corregir errores y ver, también, en qué cosas puedo hacerlo mejor. Y veo lo que hago bien y lo que hago mal. Siempre busco el error y el fallo porque es la mejor manera de evitarlos en el futuro.

-¿Algún partido en concreto figura en lugar destacado de su vitrina de recuerdos?

-La primera parte en el Bernabéu o el partido en el Pizjuán. Fueron días de muchas paradas aunque me quedó la pena de no poder sacar resultados positivos.

Imagen principal - Álvaro Valles gana el Premio CANARIAS7-Germán Dévora 2024
Imagen secundaria 1 - Álvaro Valles gana el Premio CANARIAS7-Germán Dévora 2024
Imagen secundaria 2 - Álvaro Valles gana el Premio CANARIAS7-Germán Dévora 2024

-¿Se vio, realmente, en la selección?

-Entrar en una lista de la selección ya supone un orgullo enorme sabiendo que es mi primera año en esta categoría y viendo los porteros que hay. Ni me lo creía ni me lo dejaba de creer. Estaba tranquilo, ilusionado, claro, por si se daba la llamada, pero con calma sabiendo que si no llegaba en ese momento pudiese llegar luego.

-¿Notó más presión en ese momento que estaba bajo la lupa de todo el mundo por esa opción de ser convocado por la Roja?

-No. No quise darle vueltas al tema porque tampoco dependía de mí. Tenía muy claro que lo que debía hacer era seguir centrándome en mi trabajo diario, que es lo que he hecho siempre.

-Llegó a la UD para el filial, tuvo que esperar su turno, saber sufrir... ¿Mira ahora para atrás y qué queda e ese Álvaro Valles que llegó para buscarse la vida?

-Tengo muy presente todo lo que me ha costado llegar hasta aquí y ser el portero titular de la UD en Primera División, sentir esa confianza y tener esos galones. Ya venía jugando todo y siendo importante para el equipo en las últimas temporadas y eso me daba una base para poder rendir en Primera como lo he hecho. Llevo seis años aquí y siempre he entrenado con el mismo preparador de porteros, que es Yepes, y eso lo he notado muchísimo para bien. Te conoce, te exige, conoces su metodología... Es mucho más fácil mejorar con esta estabilidad de estar siempre bajo la supervisión del mismo profesional.

-Este domingo recibirá el Premio CANARIAS7-Germán Dévora 2024 tras las votaciones de los aficionados.

-Lo valoro muchísimo. La afición siempre me ha demostrado un cariño especial, solo tengo palabras de agradecimiento para la gente. Estoy muy feliz por este reconocimiento. Me hace verdadera ilusión porque no me lo esperaba. Doy las gracias a quienes me han elegido. Lo disfrutaré.

-De su futuro, hablaron demasiadas personas pero usted parece impasible a los rumores. ¿Cómo ha gestionado ser el centro de tantos debates a propósito de lo que puede pasar este verano?

-Uno intenta mantenerse al margen de eso y estar en lo que debe estar, que es entrenar y jugar....

-¿Pero le llegan los rumores?

-Claro. Es inevitable. Lees, te comentan... Yo tengo la cabeza tranquila y mi representante es el que debe ocuparse de eso. Todo el mundo especula. Pero, como dije siempre, tengo contrato hasta el 30 de junio de 2025 y lo que tenga que ser, será. Y decidiremos, si toca decidir algo, en conformidad con el club. Yo soy muy feliz por estar aquí y de pertenecer a este club. Esa es la verdad.

-La UD le ha hecho profesional y le ha permitido ser quien es. Eso queda para siempre.

-La UD va a estar siempre en mi corazón. Siempre será mi equipo. Me tatué este escudo en mi piel. Aquí hay un aficionado de la UD para toda la vida.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios