Borrar
Roque Mesa, y Arturo García, meses atrás en una imagen captada en Málaga . c7

Arturo, el murguero que animó a la UD

fútbol ·

Las reacciones a la muerte del antiguo fisioterapeuta de la UD y murguero militante coinciden: «Es una pérdida irreparable»

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 22 de enero 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Una pérdida irreparable». «Quedará para siempre en nuestros corazones». «Magnífico profesional, magnífica persona». «Siempre sonriente, siempre con una broma, con una palabra de ánimo, con un chiste para alegrarte el día». «El alma de un vestuario». «Alguien demasiado especial». La repentina muerte de Arturo García, fallecido el sábado a los 46 años víctima de un infarto y cuando se encontraba participando en la Carnaval de Tenerife con su murga, Los Nietos de SaryMánchez, ha causado un hondo pesar en toda la familia murguera y deportiva y las reacciones para lamentar su pérdida no paran de sucederse. En todas. un denominador común: el elogio de su humanidad.

Diosdado Bolaños, médico de la UD Las Palmas, conocía a Arturo desde que entró a formar parte de filiales, allá por el año 2006: «Desde el primer momento se adaptó al club y a sus exigencias. Formamos un buen equipo de trabajo hasta que él decidió dar otro rumbo a su vida y establecerse en su consulta. Muy preparado, muy meticuloso y con una capacidad de trabajo tremenda. Afable, entregado, magnífico profesional, magnífica persona. Es fácil hablar bien de alguien cuando no está, pero a Arturo y siempre se lo decía cuando nos veíamos. Se ganó nuestro cariño y quedará por siempre en nuestros corazones«. A Bolaños también le unía un vínculo especial con Arturo por la religión de santero que profesaba: »Él iba mucho a Cuba, que es mi país, y hablábamos con frecuencia de todo tipo de temas, hicimos una gran amistad. Es una pérdida irreparable en todos los sentidos«.

Nicolás Ortega, presidente de filiales, es otra voz de obligada consulta para poder ilustrar la magnitud del malogrado profesional: «Quedará para siempre en nuestros corazones y en la familia de la UD. Era alguien demasiado especial, atento, cordial, educado, siempre en su sitio, siempre dispuesto a ayudar... La noticia de su muerte todavía me tiene fastidiado y dolorido. Nunca esperas esto y menos para gente como Arturo que se merecía lo mejor. En la UD deja una huella para no olvidar«.

Juan Naranjo fue compañero de batallas en las labores propias de los fisioterapeutas, compartiendo innumerables horas de camilla, masajes y tratamientos a los futbolistas: «Era un chico extraordinario. No parábamos de reírnos con él, era el alma dentro de un vestuario y todo el mundo le quería. Vaya pérdida. Dentro de lo malo, murió en un sitio donde él más quería, en un escenario con las murgas, le encantaba ese mundo«.

En las categorías inferiores del club, donde centró su labor con apariciones esporádicas en la primera plantilla, según las necesidades del momento, también congenió de manera especial con el entrenador Juan Manuel Rodríguez, quien se deshace en elogios en su memoria: «Estoy impactado y devastado. No me lo termino de creer. Arturo era alguien especial, sabías que podía acudir a él siempre porque jamás te iba a fallar. Ya fuera en su trabajo o en darte el consejo que necesitabas. Su hija era su vida. Fueron muchos años tratando con él y nunca hubo un momento en el que no le vieras dispuesto a levantar la moral a todos, a montar una fiesta en el vestuario, a unir a los jugadores. Y como fisioterapeuta, de los mejores que he visto. De hecho, acababa de adquirir una máquina nueva para especializarse en su consulta privada. Está al lado de Dios porque se lo merece«.

David García, el futbolista que más veces vistió la camiseta de la UD (474), también le tiene en un lugar privilegiado de su memoria: «Era una persona que siempre estaba dando bromas, con muy buen corazón, siempre tenía una sonrisa y dispuesto ayudar en todo. Amaba su trabajo. Una persona espectacular. Es un palo terrible lo que ha pasado«.

Aythami Artiles, otro ilustre capitán, así se expresa: «Su muerte es un mazazo. Hasta hace poco intercambiaba mensajes con él gastando bromas. Estoy hecho polvo. Era la felicidad en persona. Optimista, alegre, disfrutaba de la vida. Un diez en todos los aspectos. Era un referente para futbolistas y para deportistas, pues trataba a mucha gente. No tengo palabras para expresar mi tristeza«.

Roque Mesa, ahora en las filas del Real Valladolid, también profesaba devoción por Arturo García: «Estoy destrozado. Arturo era alegría pura. Así lo recordaré siempre. Carnaval todo el año. Llegaba al vestuario y todo eran risas. Te picaba, le picabas... Su familia, su mujer, su niña pequeña... No quiero ni pensar cómo estarán«.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios