Nadal celebra un punto ganador ante Van de Zandschulp. / Glyn KIRK / AFP

Octavos

Nadal mete la directa ante Van de Zandschulp camino de cuartos

Triunfo cómodo del balear (4-6, 2-6 y 6-7), que desarboló al neerlandés y se cita con Taylor Fritz en una ronda de Wimbledon en la que está invicto

ENRIC GARDINER

Rafa Nadal ya está en cuartos de final de Wimbledon, la ronda en la que nunca ha perdido. De nuevo entre los ocho mejores sobre la hierba de Londres, por octava vez en su legendaria carrera. Con la sensación además de haber alcanzado la velocidad de crucero sobre una superficie que siempre tiene algo de ajena para él, mucho más tras la ausencia total de rodaje sobre el verde antes del tercer Grand Slam de la temporada. Botic van de Zandschulp, una de las revelaciones del torneo, no fue rival para el más laureado de todos los tiempos en los grandes escenarios del tenis mundial.

Nadal saltó a la pista central otra vez con la condición de última esperanza de la 'armada española' en Wimbledon, justo después de la contundente derrota de Badosa ante Halep en el mismo escenario. Enfrente un tenista de nombre casi impronunciable y escaso recorrido a primer nivel, pero mucho más rodado en hierba que el balear tras alcanzar las semifinales de Queens y disputar el Torneo de Mallorca. Pese a un lógico favoritismo, más aun tras mejorar sus sensaciones con un gran partido ante Sonego después de su versión más discreta frente a Cerúndolo y Berankis, el español no quería confianza alguna ante el juego rápido del neerlandés, al que ya había derrotado este año en la tercera ronda de Roland Garros

Firme en su servicio, estuvo muy cerca del 'break' en el estreno con el saque de su adversario. La cosa iba de paciencia, madurando la rotura del servicio adversario que le diese la iniciativa. Esperaba muy atrás el saque rival, consciente de sus virtudes pero sin terminar de dar con la clave para contrarrestarlas. El primer set parecía camino del 'tie break' pero ya se sabe aquello de la 'zona Nadal'. El de Manacor activa una suerte de poder especial cuando se acercan los momentos de la verdad. Así fue en el décimo juego del partido, justo en el que restaba para ganar el parcial inicial. Dos bolas de 'break' y por lo tanto de set tras una doble falta de Van de Zandschulp fruto de la presión. Demasiada concesión para el hambre del devorador de victorias. Salvó la primera el neerlandés, pero en la segunda su 'passing' se fue largo y puso el encuentro cuesta abajo para el bicampeón en Wimbledon (4-6).

La ventaja no pareció minar la moral del tenista de Wageningen, con la posibilidad de desafiar a uno de los más grandes e igualar los cuartos de final del US Open 2021, su techo histórico. Le complicó y mucho a Nadal su saque inicial, con su primera bola de 'break' del encuentro, pero el que firmó la rotura del servicio adversario fue el de casi siempre. Otro golpe de efecto en el momento preciso y al mando del segundo parcial. Tuvo que verse 0-3 abajo Van de Zandschulp para recuperar la confianza en su poderoso saque y mostrar todas aquellas cualidades que le han aupado al puesto 25 del ranking ATP, pero ya era tarde. Nadal se mostró inabordable, bajo sensación incluso de comodidad. Cerró el set otra vez con un error ajeno, esta vez una doble falta, mediante un 2-6 que obligaba a su contrincante a una heroicidad homérica.

Se rebeló el neerlandés ante la adversidad con un 'break' de orgullo, pero su revuelta duró un suspiro, lo que tardó Nadal en devolverle la moneda a las primeras de cambio. Llegó el golpe español con el 2-3 a través del punto más vibrante del partido pero no suficiente, pues sorprendentemente el de Manacor falló con servicio para cerrar el partido. Con todo perdido le echó arrestos Van de Zandschulp para forzar el desempate y salvar tres bolas de partido antes de morir con las botas puestas. Turno ahora para el estadounidense Taylor Fritz. Hay cuentas pendientes desde la final de Indian Wells esta misma temporada (3-6 y 6-7). Otro aliciente más para la última esperanza española en Wimbledon.