Garbiñe Muguruza, durante su partido ante Petra Kvitova. / Matthew Stockman (Afp)

Tercera ronda

A Muguruza se le escapa un duelo ganado

La española cae ante Kvitova después de perder dos puntos de partido en la tercera ronda del US Open

ENRIC GARDINER MADRID

El US Open pudo ser la redención de Garbiñe Muguruza. Tras una temporada más que gris y llegar a Nueva York con apenas una victoria en los torneos de Grand Slam, la española sacó para eliminar a Petra Kvitova y desperdició dos puntos de partido. Lo tuvo en la mano, pero se le escapó. Muguruza rozó ganar uno de los mejores duelos del torneo, un encuentro que perdió en el 'super tie break' del tercer set y en el que salvó tres puntos de partido antes de caer por 5-7, 6-3 y 7-6 (10).

La checa remontó a Muguruza y evitó que la española se metiera en octavos de final del US Open por segunda temporada consecutiva. Queda un regusto amargo para Muguruza, porque jugó uno de los mejores partidos que se le recuerdan y porque recuperó su mejor versión durante muchos minutos. Remontó un 2-4 adverso en el primer set, en el que solo concedió una oportunidad de rotura con su servicio y, pese al contundente 6-3 que le infligió Kvitova en el segundo parcial, no le perdió la cara al encuentro. Su nivel mejoró cuando más caliente se puso la contienda y tomó una ventaja de 5-2 en la tercera manga que parecía definitiva.

Sacó para partido con 5-3, se colocó 30-15 y no volvió a ganar un punto más ese juego. El golpe mental fue duro, pero Muguruza se recuperó. Aguantó su siguiente servicio y llegaron dos oportunidades para ganar el partido. La primera la solventó Kvitova con un saque directo, la segundo se le quedó en la red a la española. El encuentro se encaminó a un superdesempate con las espadas en todo lo alto. Para el espectador neutral era el final perfecto a un partido grandioso, eléctrico y en muchos momentos brillante.

Una losa

Pero Muguruza perdió la iniciativa y tuvo que remar. Solo fue por delante en el 4-3 y la ventaja le sentó como una losa. Desde ese punto, perdió cuatro puntos seguidos y permitió que la checa acelerara hasta colocarse 8-5. El encuentro se acercaba a la raqueta de la de Bílovec, pero Muguruza se agarró a la esperanza de una remontada que era posible. Aguantó hasta el 9-7, cuando llegaron las dos primeras pelotas de partido para Kvitova. No aprovechó ninguna la checa. Llegó la tercera, también la salvó Muguruza, que, sin embargo; no cazó el poder ponerse por delante. Ir siempre por detrás le costó el partido. A la cuarta oportunidad, el encuentro se le fue.

Dejó la pista la española con los ojos vidriosos, porque después de varios meses muy malos por fin había conseguido competir contra una de las mejores. La victoria se le escapó por detalles, por una de esas remontadas que se han convertido en la rutina de esta temporada. Kvitova no fue mejor que Muguruza hasta que esta tuvo el encuentro en el bolsillo.

La derrota implica que Muguruza no podrá defender el título de maestra en las próximas WTA Finals ya que, ahora mismo, con los puntos del US Open, la pupila de Conchita Martínez marcha en el puesto 52 de la carrera a la Copa de Maestras.