Djokovic, tras la final del US Open 2021, que perdió contra Medvedev. / Kena Betancur / AFP

Ausencia

Djokovic no disputará el US Open

El serbio no podrá ser partícipe del último Grand Slam del año por su negativa a vacunarse contra la covid

ENRIC GARDINER

El culebrón Novak Djokovic-US Open se extendió prácticamente hasta el último minuto. Apenas una hora antes de celebrarse el sorteo del Grand Slam estadounidense, el serbio, tres veces campeón en Nueva York, comunicó su baja en el torneo. «Desgraciadamente no podré viajar a Nueva York esta vez para jugar el US Open», dijo Djokovic en sus redes sociales.

«Gracias a todos por vuestro apoyo y por vuestros mensajes de ánimo. Mucha suerte a mis compañeros. Seguiré entrenando con positividad y esperaré la oportunidad de competir de nuevo. Nos vemos pronto», añadió el de Belgrado, que ha estado los últimos dos meses a la espera de un cambio en la legislación para poder entrar en Estados Unidos.

Las leyes actuales no permiten a las personas no vacunadas viajar al país americano, lo que ha impedido a Djokovic, finalista el año pasado, acudir al torneo. Su negativa a vacunarse ha sido inamovible desde el comienzo de la pandemia y la certificó con un rotundo 'no' la última vez que fue preguntado por esta cuestión en Wimbledon.

De este modo, Djokovic perderá los 1.200 puntos que defendía de la final del año pasado en la que cedió ante Daniil Medvedev y caerá fuera del 'top ten' por primera vez desde julio de 2018.

La polémica que ha rodeado al caso Djokovic es espinosa porque el US Open sí permitirá jugar a aquellos tenistas no vacunados que residan en Estados Unidos, mientras que el serbio tiene vetada la participación por tener que venir desde fuera.

Este será el segundo Grand Slam del año que se perderá Djokovic, tras quedarse fuera de Australia cuando fue deportado, al ser denegada la exención médica que en un principio le concedió el Gobierno australiano. En Roland Garros llegó hasta los cuartos de final, donde le frenó Rafael Nadal, mientras que en Wimbledon ganó su séptimo título, elevando su marca de Grand Slams hasta 21, uno por encima de Roger Federer y uno por debajo de Nadal.