Marcos Conde, en una pista de tenis y rodeado de jóvenes aprendices. / fotos: mediapress global

«Todos los niños que juegan al tenis tienen buenas notas»

Marcos Conde ha dedicado su vida a un deporte que no ha dejado de disfrutar en las diferentes facetas. Jugador, técnico y emprendedor

Marcos Conde Jackson, 40 años, casado y con un hijo de seis años al que también inculca su pasión por el tenis, lleva desde los 23 dedicándose a entrenar. Antes de su etapa como entrenador llegó a competir profesionalmente, consiguiendo ser Campeón de España Junior de dobles, número 720 en el ranking ATP y con títulos de Campeón de Canarias en todas las categorías. Estos días gestiona junto a sus hermanos Dominic y Nando los torneos W60 ITF DISA Gran Canaria e ITF Conde Jackson Maspalomas que convierten a Gran Canaria en el único lugar del mundo en celebrar dos torneos consecutivos de este nivel. Con la trayectoria de más de siete años de una escuela en Las Palmas de Gran Canaria, Marcos prepara la inauguración de una nueva escuela de tenis en Maspalomas que, como no podía ser menos, también va a ser punto neurálgico de encuentro para esta disciplina en la isla.

–¿Por qué da el paso de jugador a entrenador?

–Cuando jugaba siempre había algo dentro de mí que me decía que lo mío era entrenar. Megustaba mucho ayudar a los compañeros de viaje, los observaba y les ayudaba, dentro de que jugar fue mi pasión y lo disfrutaba mucho. Pero siempre pensaba, ¿por qué yo no tengo a nadie que me eche una manita? Y cuando terminé monté mi escuela desde cero, le dediqué muchísimo tiempo y esfuerzo y me encantó.

–¿El tenis sigue siendo un deporte elitista o ahora con las escuelas es más accesible?

–Es accesible a niveles base, pero cuando un chico de 14 años, en categoría infantil se quierededicar de lleno, ahí ya se complica. Normalmente lo intentan dentro de sus medios, todos lo intentan. Pero a veces por el tema económico la familia ve que no es fácil y tiran por otro lado.

–Ustedes precisamente tienen una escuela de tenis en Las Palmas de Gran Canaria...

–Sí, desde hace siete años. Se trata de una escuela muy potente que el año pasado llegó a recibir a 400 alumnos. Y ahora la idea es inaugurar otra en el club de Maspalomas. Comenzará a funcionar el próximo mes de septiembre.

–¿Cuál es el principal objetivo de esta nueva escuela en el sur?

–El mismo que el de la escuela en Las Palmas de Gran Canaria, trabajamos con un método de enseñanza que da la misma importancia al entrenamiento técnico, táctico y físico, como al desarrollo de parte emocional, psicológica o social. Abrimos esta escuela con la misma ilusión pero con mucha más experiencia.

–¿Qué es lo primero que se le enseña a un niño que nunca ha jugado al tenis?

–Lo más importante para nosotros, desde que empiezan con 4 o 5 años es que los niños en la pista vayan a disfrutar, a divertirse con el tenis. A medida que crecen se va avanzando con ellos en sus habilidades motoras, su desarrollo mental… Y cuando son algo mayores ya se trabaja la técnica, la motivación e incluso se definen objetivos. No a todos les gusta competir, no todos quieren dedicar sus fines de semana a competir, y todo es respetable. Y por supuesto, se les enseña a ganar y se les enseña a perder.

–¿Se les exige que rindan en el colegio?

–Los niños que juegan al tenis suelen tener muy buenas notas, son disciplinados y estructurados. Saben que si quieren dedicarle tiempo al tenis deben estudiar. Ahora mismo no conozco a ninguno que juegue y tenga malas notas.

–¿Qué debe tener un tenista para llegar lejos?

–Sobre todo, que le guste mucho, que mantenga una ilusión permanente. Hay que lograr que sea feliz. Debe tener técnica, táctica, condición física…y además dureza mental. Debe tenerlo todo para ser profesional. Con una cabeza muy fuerte para poder aguantar todo lo que conlleva. Hay un tanto por ciento psicológico muy importante. Si la cabeza falla, no se puede ser tenista.

–¿Qué distingue al tenista canario?

–Todos los que han llegado lejos lo que tienen en común es que son talentosos. Con mucha facilidad para el tenis. Otros españoles han triunfado gracias a ser más físicos, con un trabajo de muchas horas detrás…Pero el canario que llega a lo más alto tiene de base un talento natural, como si estuvieran destinados a ser tenistas.

–Éste es el segundo año en el que celebran los torneos ITF W60 en el Club Conde Jackson Tennis Maspalomas. ¿Cómo se ven como promotores?

–La verdad es que estamos superando la pasada edición, que ya alcanzó muchísimo nivel. Tenemos unos grandes torneos y queremos hacerlos crecer en los próximos años. Además, afrontaremos un ATP Challenge el próximo mes de noviembre y queremos organizar torneos internacionales de tenis base. Estamos uy contentos de seguir trabajando por y para el tenis, que es nuestra razón de ser.