Fútbol: UD Las Palmas

Sin dignidad ni orgullo

14/04/2018

Los amarillos, sometidos en todo momento, volvieron a mostrar su peor cara. Tras una temporada para olvidar, parece que ya no queda ni el amor propio. Enésima deshonra al escudo del año.

Era una tarde para que la UD demostrase orgullo y, sobre todo, dignidad. Pero, de nuevo, se ensució el escudo. Moribunda e inerte, Las Palmas estuvo, siempre, a los pies de la Real Sociedad. Se paseaban los donostiarras entre toque y toque de balón. Mientras, los amarillos no sabían ni dónde estaban. Halilovic ejercía de lateral derecho y Chichizola salvaba otro festín del adversario en el Gran Canaria. El arquero argentino paró todo lo que estaba en sus manos para evitar una sangría.

El recinto de Siete Palmas, desértico en las gradas, era testigo directo del enésimo despropósito en una campaña para olvidar. Lo mejor que puede pasar ahora mismo es que esto acabe ya. No hay quien lo sostenga. Sufrimiento para los fieles y penuria los que se visten de corto que no creen en lo que hacen. La afición dictó sentencia en el Gran Canaria. Los pocos valientes que se atrevieron a asistir al estadio miraron al palco y exigieron responsabilidades. La ruptura, provocada por la mala elección de decisiones desde la marcha de Setién, es total. Pocos se sienten identificados con un equipo que ha perdido toda la seña de identidad que tuvo en Primera. Y lo peor es que no se atisba mejoría en estos seis partidos que faltan para acabar con esta pesadilla. La UD va a descender dejando una imagen de conjunto enterrado.

La UD, inerte y sometida

Y sobre el césped, vergüenza. Sin personalidad. Sin amor propio. Sin dignidad. Inerte y sometida de principio a fin. Otra vez. Los vascos ganaron por la mínima pero podían haber facturado cuatro o cinco goles para su vuelta a San Sebastián.

Así pues, esta nueva derrota, cuando, por respeto a los seguidores grancanarios, debían dejarse los tres puntos en la isla, termina de apuñalar el corazón de los más románticos. De aquellos que se agarraban a las matemáticas para salvar la categoría pese a la inercia negativa que lleva a cuestas la UD.

Sin dignidad ni orgullo

Lo único que tiene que hacer este equipo es competir. Dejar de manchar la elástica amarilla. Ya bastantes calamidades se han cometido. Esta temporada no hay quien la sostenga. Cuatro entrenadores y casi cuarenta futbolistas para parecer una caricatura. Una pesadilla. Ahora mismo la sensación es que esta Unión Deportiva no podría competir ni con muchos equipos de Segunda División. Hay tarea por delante y la limpieza debe comenzar por arriba. Los mismos que trajeron a Jairo y Nacho Gil no están capacitados para hacer una plantilla que luche por volver a la élite.

  • 1

    ¿Que resultado cree que obtendrá la UD Las Palmas este domingo en su partido contra el Málaga, líder de segunda?

    Gana.
    Empata.
    Pierde.
    Votar Ver Resultados